Introducción al biathlón (2/2)

IMG_4161

El pasado 8 de febrero se disputó en Sochi la prueba de biathlón en la modalidad de Sprint masculino. El circuito cross-country ski Laura fue testigo de una emocionante carrera que tuvo sus sorpresas. La primera fue escuchar en la retransmisión de La 2 a Llou Llorente como comentarista de la prueba. Al parecer, se ha aficionado a este deporte tras su retirada del basket, y ahora es un auténtico experto que compite a nivel nacional e incluso se deja caer por Laponia para practicarlo, según sus propias palabras.

Sí, sí el mismísimo Llou Llorente. ¡Un fiera el tío!

La segunda fue que varios staff técnicos de diversas delegaciones detectaron durante el reconocimiento del circuito que la distancia era 40 metros más corta. Al presentar la reclamación, los rusos no tuvieron más remedio que alargarlo in extremis.

Una vez subsanadas estas contingencias, podía dar comienzo la prueba. Las condiciones climatológicas eran las idóneas para la práctica del biatlhón: 2ºC y viento prácticamente nulo. En el apartado de favoritos había 3 grupos:

  • Los que encabezan la clasificación mundial, con Martín Fourcade (Francia) a la cabeza, seguido del noruego Emil Hegle Svendsen y Dominik Landertinger (Austria).
  • Los rusos Anton Shipulin, Dmitri Malyshko y Evgeny Ustyugov, no sólo por aquello de jugar en casa, sino porque los 3 están entre los 10 primeros del mundo.
  • Ole Einar Bjøerndalen, el caníbal.

Moravec (CZE) en un momento de la prueba

Así las cosas, se dio la salida. Como ya sabéis, por el artículo Introducción al Biathlón (1/2), los competidores salen a intervalos de 30 segundos. Es alucinante verlos salir al 100% ya desde la salida, sabiendo que les esperan 10km de tortura.

El primero de los favoritos en tomar la salida fue Ustyugov, ante la algarabía local. No comenzó mal, pero al llegar a la primera parada de tiro tumbado falló un disparo, y este error lo arrastró toda la prueba, porque ya no remontó. Primera sorpresa: el vigente campeón olímpico descartado para las medallas. Finalmente acabaría 16º.

Dos turnos antes había salido el checo Ondrej Moravec, que ocupaba el puesto 12 en la clasificación mundial y que hizo una carrera muy regular, disparando sin fallos, manteniéndose en todos los tiempos parciales entre los 10 primeros. Aunque llegó a ponerse 7º, acabaría 8º.

En el puesto 15º salió Landertinger. Comenzó muy conservador, llegando en la posición 14 a la primera tanda de disparos. Disparó lento (30 s) pero seguro, sin ningún fallo. Al terminar la segunda tanda de disparos, también sin fallos, y disponerse a dar la última vuelta al circuito, iba 7º. Desde luego, optaba a las medallas.

Llega el turno de Bjøerndalen. Este biatleta noruego se presenta en sus sextos juegos olímpicos, con la clara intención de escribir su nombre en la historia. Y es que si consigue 2 medallas, se convertirá en el esquiador más laureado de todos los tiempos. Si echáis cuentas, veréis que esos 24 años en la élite le otorgan una experiencia en la pista que sus competidores sólo pueden soñar. Este animal de las nieves tiene 40 años, lo que significa que le saca entre 10 y 15 años al resto de la parrilla de salida. De ahí su apodo de El Caníbal, ya que otro en su lugar con su palmarés, ya se habría retirado, pero su sed insaciable de éxito le merece este sobrenombre.

Comenzó su prueba sabedor de la importancia que tiene dosificarse para poder llegar al final con opciones. Tras una primera vuelta al circuito bastante floja, se colocó 11º, y tras la primera tanda de disparos sin fallos ascendió a la quinta plaza. A partir de ahí, sí aumentó su ritmo, remontando hasta el segundo puesto a su llegada al turno de tiro de pie. Primer disparo y… ¡fallo! Peligraban las medallas para el veterano. Después de este error, volvía a ser quinto. Todo dependía de su última vuelta.

Turno ahora para otro noruego, Svendsen. Fue plata en esta prueba en Vancouver ’10 y oro en los 20km. Empezó con un ritmo bastante bueno, lo que le permitió ponerse 1º en la primera tanda de disparos, en la que hizo pleno. Se mantuvo en esta posición hasta llegar a la tanda de disparos tumbado. Dispara no muy rápido y no muy bien: un fallo que le hace caer a la 9ª plaza, que a la postre sería definitiva. La prueba se pone emocionante, ya que el campeón y subcampeón olímpicos están fuera de las medallas.

Sale el líder de la clasificación mundial, Martin Fourcade. En el primer parcial (1,8 km) se pone primero y baja un poco el ritmo al acercarse a los disparos, como mandan los cánones. Pero dispara muy lento (33 s) y comete un fallo. Las cosas se le ponían cuesta arriba al francés que cae hasta el puesto 25. Tocaba remontar y se puso a ello, de modo que a la segunda tanda de disparos llegó . Pleno de aciertos y a correr. Pero ya era tarde y en su última vuelta sólo consigue recortar dos puestos, hasta llegar . Ya no caben más sorpresas en el circuito Laura… ¿o sí?

Otro de los checos participantes era Jaroslav Soukup, que ocupaba la 36ª posición en la clasificación mundial. No había sido medallista olímpico y tan sólo había ganado dos bronces en una copa del mundo (una de ellas en la prueba por relevos), por lo que a priori, no entraba en el grupo de favoritos. Tras un inicio discreto, logró ponerse en la primera tanda de disparos que hizo perfecta y bastante rápido (26 s). Luego bajó un poco el ritmo hasta llegar a la segunda tanda, donde tras hacer de nuevo pleno en menos de 30 s, se colocó en primera posición a falta de una vuelta. Podía haber campeón olímpico inédito.

Tras la decepción de Ustyugov, Malyshko tenía la oportunidad de resarcir al público asistente. Pero aunque disparó perfecto y rápido, esquió muy lento y nunca estuvo entre los 10 primeros. Así las cosas, la última esperanza rusa era Anton Shipulin. Salió como una exhalación, como si no hubiera mañana, en modo berserker* y fruto de esto alcanzó el primer puesto en los 5 primeros parciales, sacándole nada más y nada menos que  13 segundos a Svendsen (que había hecho hasta el momento el mejor tiempo al paso por el km 3,4). La primera tanda de disparo perfecta y rápida. Llega a la segunda, se jugaba la medalla y… ¡un fallo en el último disparo! Tendrá que hacer una última vuelta de vértigo.

Llegada a meta de D. Landertinger (AUT)

Tenemos a Soukup, Bjøerndalen, Shipulin y Landertinger por este orden, en su última vuelta disputándose las medallas. Cuando quedan 1,6 km las posiciones no cambian.  Landertinger iba muy fuerte con ritmo claramente ascendente, mientras que  Soukup y Shipulin van perdiendo fuelle en sus últimos metros. Pero el caníbal tiene hambre y hace una última vuelta de escándalo. A pesar de su error disparando en la segunda tanda, se hace con la victoria con 1,3 segundos sobre Dominik Landertinger y con 5,7 segundos sobre  Jaroslav Soukup, mientras que Shipulin se quedó fuera de las medallas por 7 décimas.

Como se comentó en la anterior entrada, en el biathlón no puedes simplemente echar a correr como alma que lleva el diablo y llegar a los disparos con las pulsaciones por las nubes, ya que será complicado hacer pleno de dianas. Por eso se trata de un deporte estratégico, en el que debes mantener un difícil equilibrio entre tu máximo esfuerzo y el temple a la hora de disparar. Bjøerndalen supo dosificar perfectamente sus esfuerzos y supo compensar su fallo de puntería para hacerse con la victoria y de paso convertirse en el mejor biatleta de todos los tiempos (consiguió su segunda medalla de oro en la prueba de relevos mixtos).

Ole-Einar-Bjoerndalen-celebra-_54400053422_54115221152_960_640

Ole Einar Bjøerndalen, quedaos con el nombre, será pregunta de Trivial.

 

*Berserker: estado de furia incontrolable  propia de los vikingos y bárbaros.



cientifico_puro

Soy dibujante de vocación y un soñador a tiempo parcial. Me gusta repetir diálogos de pelis famosas en mis conversaciones y me sé Los Simpsons de memoria. La banda sonora de mi vida corre a cargo de Metallica. Cascarrabias in extremis, el football es la salida natural a toda esa mala leche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.