España pierde contra Francia, pero consigue el bronce

Luc Abalo celebrando uno de los goles

España consiguió el bronce en el Europeo que finalizó este domingo en Dinamarca, frente a Croacia. Otro metal para el palmarés de esta gran selección, que se merece mucha más atención que los Messis y CR7s de este país y que, sin embargo, casi pasa desapercibida a los medios generalistas. Pero para subsanar eso tenemos el blog, ¿no?

No me voy a referir en estas líneas a la victoria contra los croatas, sino a la derrota contra Francia en la semifinal. Y voy a hacerlo porque creo que, aunque Francia fue justa vencedora, España se quedó fuera por detalles muy pequeños.

Empezó muy fuerte el combinado francés endosándole un parcial de 7-2, con un Omeyer estelar que nos metía el mal rollo en el cuerpo. España no jugaba fluido y no conseguía meterse en el partido. Pero los nuestros no arrojaron la toalla y, tras una falta en ataque de Narcisse, y un gol rápido de Cañellas, comenzó la remontada hispana con un parcial de 3-0 en 4 minutos. Francia usó un tiempo muerto, pero no pudo romper la inercia establecida y la remontada se hizo efectiva al final del primer tiempo: España 2 arriba con 5 goles de un enorme Cañellas.

Pero en el segundo tiempo parece que España vuelve salir con la torrija, y no sabe aguantar la ventaja. A los 6 minutos los azules se ponían de nuevo por delante. Y en el minuto 8 viene una de las claves para mí del partido: con L. Karabatic y Narcisse excluidos, España no sólo no recorta el marcador, sino que deja que aumente la diferencia 19-17, y cuando Francia recupera la igualdad logra otro gol más. España no supo manejar las superioridades y contra un equipo como el francés lo acabas pagando caro. Aún así, los jugadores hispanos se sobrepusieron y mantuvieron la igualdad hasta que Aginagalde consiguió el 25-25. Pero volvemos a cometer errores imperdonables en una semifinal y, cuando expulsan del partido a L. Karabatic, España vuelve a encajar gol en superioridad. De todos modos los nuestros tuvieron opciones hasta el minuto 55, yendo 2 abajo. Sin embargo, un espléndido Doumulin, sustituto de Omeyer, destrozaba nuestra moral. Para colmo, ya en el último minuto con defensa al hombre y 2 abajo, España recupera el balón, pero Víctor Tomás entrega mal y Valentin Porte culmina una actuación prodigiosa interceptando el pase.

Francia mereció ganar, pero España jugó con precipitación ataques claves, no aprovechó las superioridades, abusó del juego por el centro, pero sin usar al mejor pivote de Europa, ausencia total del juego por los extremos. Todo ello hizo echar de menos a Juanín García, ya que A. Rocas estuvo ausente todo el partido y Victor Tomás y Valero Rivero no llegan a su nivel. Para mi gusto sigue dependiendo muchísimo de los potentes disparos de Cañellas, Maqueda y R. Entrerríos. A esto hay que sumarle que a los sustitutos de Hombrados y Barrufet todavía les falta un plus para llegar al nivel de sus predecesores.

No obstante, creo que este grupo conseguirá grandes cosas en cuanto la nueva hornada coja experiencia. Y un bronce en un Europeo es un gran logro.



cientifico_puro

Soy dibujante de vocación y un soñador a tiempo parcial. Me gusta repetir diálogos de pelis famosas en mis conversaciones y me sé Los Simpsons de memoria. La banda sonora de mi vida corre a cargo de Metallica. Cascarrabias in extremis, el football es la salida natural a toda esa mala leche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.