UEFA CHAMPIONS LEAGUE – FINAL LISBOA 2014

uefa_champions_league

El Real Madrid ha derrotado por 4-1 al Atlético de Madrid en la final de la Uefa Champions League 2013-2014 disputada este sábado. A priori, el partido se presentaba como un duelo muy reñido e igualado entre dos equipos que prefieren jugar a la contra y ceder la posesión del balón al rival, y el encuentro se ciñó al guión previsto.

images

Como era de esperar los colchoneros se parapetaron en su campo y le cedieron la posesión al Madrid, conscientes de que los merengues no se sienten cómodos llevando el peso del partido. Modric aceptó el reto, y con la ayuda del sorprendente titular Khedira, bajó a recibir balones para aportar criterio al ataque del Madrid. Pero los intentos merengues se veían una y otra vez frenados por la bien colocada defensa del Atleti, que rápidamente trataba de montar la contra buscando a Villa y a un Diego Costa, aparentemente recuperado de forma milagrosa.

Pero el «milagro serbio» al que se sometió el ariete hispano-brasileño duró exactamente nueve minutos, pues en el minuto diez, Adrián tenía que entrar por el tocado Costa. Las cosas parecían pintar mejor para los blancos con la importante baja de  Costa, sin embargo, el conjunto colchonero comenzó a asociarse más y mejor, y empezó a merodear con más insistencia la meta merengue, sobre todo, a base de saques de esquina donde el Madrid se las veía y deseaba para abortar los centros bien sacados por Gabi y Koke.

Seguían pasando los minutos y el encuentro era bastante anodino. Los equipos solo generaban algo de incertidumbre a balón parado, pero las defensas se imponían claramente. En los últimos diez minutos de la primera parte, el Atleti pareció subir una marcha e incrementó sus llegadas. En una una de ellas, un córner sacado por el Atlético, era despejado por la defensa merengue, pero inmediatamente el cuadro colchonero colgaba de nuevo el balón al área. El Madrid hacía mal el fuera de juego, cosa que aprovechaba Godín para ganarle la pugna por alto a Khedira, y ante la desastrosa salida en falso «del santo» Casillas, enviaba el esférico al fondo de las mallas.

índice

El gol calló como un jarro de agua fría. Hasta el descanso, el Atlético encerró al Madrid en su área, sin embargo, el tanteador no se movió ya en la primera mitad.

En la segunda mitad, el Madrid tenía que salir a por todas. En los primeros compases los blancos estuvieron muy imprecisos y nerviosos, ahí quizás, el Atlético pecó de conservadurismo y poco a poco se fue metiendo cada vez más atrás en su campo. Así, los merengues se fueron asentando en el terreno de juego, y con la entrada de Marcelo e Isco, comenzaron a combinar mejor y a abrir balones a las bandas. Di María y Marcelo se afanaban en centrar balones constantemente, pero la numantina defensa colchonera seguía aguantando las embestidas una y otra vez.

A estas alturas de la temporada, ocurrió lo que tenía que pasar. Los jugadores empezaron a sufrir problemas físicos y ahí fue el Atlético el más perjudicado. Filipe se retiró lesionado y Juanfran se quedó en el campo porque los cambios estaban agotados. Todo esto no hizo más que acrecentar el dominio blanco: pero sin frutos, ya que entre Courtois y la defensa se las apañaban para despejar todos los balones. Todos menos uno, en el noventa y tres, Ramos se vistió de verdugo y de un testarazo ponía el empate y forzaba la prórroga. De nuevo volvían los fantasmas del pupas al bando colchonero y como cuarenta años antes, la Champions se le iba al Atlético nuevamente en el descuento.

1400964233_extras_noticia_foton_7_0

En el tiempo extra no hubo partido, algunos jugadores como Carvajal y Varane estaban tocados, pero en general, el Atlético estaba física y anímicamente muerto. El orgullo del cuadro del Cholo es tan grande que el Atlético todavía aguantó la primera mitad de la prórroga, e incluso, en otra cantada de Casillas, pudo hacer el segundo. Pero tanto va el cántaro a la fuente que acaba por romperse. Un desacertado Bale hacía el 2-1 en el 110 y daba la puntilla al Atlético. En ese momento, los colchoneros bajaron los brazos, y de manera bastante injusta, el Madrid aumentó su cuenta con goles de Marcelo y Ronaldo de penalti.

En resumen, el Atleti jugó a la perfección sus bazas pero se topó con un Madrid que es de los pocos equipos en el mundo que les puede igualar en orgullo y sacrificio. A los de Simeone les sobraron dos minutos y la prórroga. Debemos aplaudir a los dos equipos porque ninguno merecía perder y felicitarlos por el comportamiento sobre el terreno de juego, salvo algún pequeño altercado al final. Nos han brindado una final un poco insulsa en cuanto a juego, pero llena de emoción y lucha.  Y una vez más, criticar el egoísmo de los jugadores profesionales y de los entrenadores por permitírselo. Porque lo de Diego Costa no es la primera vez que pasa en el mundo del fútbol, ¡lo bien que le hubiera venido el cambio al Atleti en la prórroga!, pero malgastar un cambio al comienzo de una final… se paga.

¡Enhorabuena a todos los merengues del mundo!

real-madrid-campeon-10-champions



estrellasolitaria

Soy un sufrido seguidor de los Cowboys que sigue viviendo de los tiempos pasados que fueron mejores que los actuales para mis vaqueros. El fútbol americano no es el único deporte que me gusta, ya que soy fan de casi cualquier deporte que exista.

1 respuesta

  1. Achilipu dice:

    ¡¡¡¡¡¡¡Ladrones!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Otra robada, así cualquiera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.