Garbiñe Muguruza, ¿por fin hay relevo para Arantxa?

En las últimas horas, ha saltado a la palestra el nombre de una joven tenista española que probablemente muchos nunca habían oído si no son expertos en el mundo del tenis. Ese nombre es el de la hispanovenezolana Garbiñe Muguruza, hija de padre vasco y madre venezolana, que ha sido capaz de doblegar en el prestigioso torneo de Roland Garros a la todopoderosa número uno del mundo, Serena Williams.

garbine_20006_1

Pero la criaturita no solo ha vencido a la número uno del mundo, la ha masacrado en poco más de una hora por un doble 6-2, la peor derrota de Serena en un Grand Slam en toda su exitosa carrera. Así pues, después de la larga travesía en el desierto que el tenis femenino español lleva atravesando desde la retirada de Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez, no es de extrañar que muchos piensen que Garbiñe ya es una realidad y que por fin vamos a volver a tener una top ten entre las chicas.

Así que en estos momentos mi reflexión es que tanto Garbiñe como por ejemplo Tita Torró, tienen calidad para llegar arriba y devolver el honor a nuestro tenis femenino, pero son chicas todavía muy jóvenes y por lo tanto mal haremos si las queremos encumbrar en cuanto logren una victoria de prestigio. Las cualidades técnicas y físicas para el tenis moderno las tiene de sobra la caraqueña, con una altura de 182 cm. y unos brazos larguísimos, hasta la propia Serena sufrió en sus carnes los obuses que la derecha de Muguruza le mandaba. Pero en este deporte hay otro factor fundamental, y ese es el factor mental. Si quieres ser un campeón, no solo has de golpear fuerte la bola, también tienes que aguantar la presión en los puntos clave, usar mucho la cabeza cuando las cosas no van bien y buscar otra estrategia para derrotar a tu rival.

preparada_para_restar

Y ahí entra en juego otra cualidad, la experiencia, algo que solo se consigue con el tiempo, con derrotas dolorosas, con victorias aplastantes, es decir, jugando muchos partidos y aprendiendo de ellos. Por eso, en mi humilde opinión, no debemos apurarnos a subir a Garbiñe con solo 20 años al número 1, de momento está la 35 y probablemente tras el torneo francés suba algunos puestos en el ranking, pero también es probable que en futuros torneos las cosas no le vayan tan bien y vuelva a bajar posiciones. La chica es muy joven, tiene cualidades de sobra para llegar a ese top ten, pero deberá seguir aprendiendo a base de alegrías y sinsabores y, tal vez, en un par de años alcance esa madurez necesaria para soportar todo lo que conlleva ser una de las mejores del mundo en tu disciplina.

Resumiendo, ¿tenemos ya a una nueva Arantxa? Creo que no. Primero porque compararte con la mejor cuando apenas has ganado nada resulta contraproducente, lo único que hacemos así es que se crea mejor de lo que es y que tenga que soportar la presión de ser la enésima heredera que tire del carro del tenis español, y eso no ayuda. Segundo, comparar a Garbiñe y Arantxa es imposible. Ha pasado demasiado tiempo y el tenis es muy distinto. Arantxa representaba la garra española, llegaba a todas las bolas, lo devolvía todo, desquiciaba al rival y sobre todo era fortísima mentalmente. Garbiñe es de la nueva escuela, por decirlo de alguna manera, de la escuela rusa: físico imponente, derecha potente y sobre todo buscar acortar los puntos al máximo para no desgastarse en exceso. Como bien dice su entrenador, Garbiñe es una bomba de relojería, está a años luz de Arantxa en cuanto al tema de cabeza, puede ir ganando un partido cómodo, fallar dos bolas seguidas y venirse abajo o tener un encuentro perdido y que se libere de la presión, se lo tire todo y le entre. Así que por favor, tengamos paciencia. Muguruza llegará lejos, estoy seguro, pero no hoy ni mañana. Démosle tiempo a nuestra futura campeona para que coja tablas y seguro que lo logrará.

Por cierto, la chica todavía está indecisa sobre si jugar con España o con Venezuela. La mayor parte de su vida ha vivido en España, pero su familia está casi toda en Venezuela, y el gobierno venezolano le ha hecho una importante oferta económica que en España no pueden igualar, así que pediría a todos los aficionados españoles al tenis, que le mandemos a Garbiñe todo nuestro apoyo y cariño para que defienda nuestros colores y que, una vez tome una decisión sea cual sea, la respetemos y comprendamos, pues para ella tiene que ser muy difícil escoger entre dos países a los que ama.

¡AÚPA GARBIÑE!

images2

 



estrellasolitaria

Soy un sufrido seguidor de los Cowboys que sigue viviendo de los tiempos pasados que fueron mejores que los actuales para mis vaqueros. El fútbol americano no es el único deporte que me gusta, ya que soy fan de casi cualquier deporte que exista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.