Mundial de Brasil – 11ª jornada

La jornada de ayer marcó el final de la segunda ronda de partidos de la Copa Mundial de Brasil. A partir de mañana, y en doble horario, se juegan la tercera y última ronda, que confirmará los emparejamientos del cruce de octavos. Si algo se puede sacar en claro de los partidos de ayer es que todo puede pasar en los grupos H y G. Los resultados del domingo apretaron la clasificación en ambos grupos, lo que permite ampliar el abanico de posibilidades para varios equipos. Quizá sea el cansancio, pero los equipos africanos parecen no haber dicho su última palabra en este mundial. Por su parte, los clásicos europeos no dejan de sorprender desde el plano negativo.

BÉLGICA 1 – RUSIA 0

Más de uno y de dos se echaron la siesta en medio del partido jugado en el mítico Estadio de Maracaná de Río de Janeiro. El fútbol también pareció tomarse un descanso e irse a la playa, porque el espectáculo desplegado en el terreno de juego puede ser considerado de tostón en toda regla. Los de Capello controlaron el partido sin crear demasiado peligro hasta que, Hazard, la gran estrella del Chelsea, dejó el mejor destello de calidad del encuentro; suficiente para anotarse la victoria y clasificar a los «diablos rojos» para la ronda de octavos.

Wilmots revolucionó el equipo con la entrada de jugadores que en el primer encuentro abrieron el partido frente a Argelia. Y, aunque las arrancadas de Fellaini y Lukaku llevaron el peligro a la portería rusa, no se puede decir que Bélgica demostrase el potencial que muchos esperaban. La inexperiencia del equipo, motivada por la juventud de muchos de ellos y la presión que sobre ellos se ha impuesto, no les favorece en absoluto. Y esto lo sabía Capello, que de experiencia y de afrontar partidos sabe bastante. Rusia tuvo sus oportunidades en la primera parte, entre ellas un cabezazo de Kokorin que no fue gol de forma incompresible.

A medida que pasaban los minutos, el balón se iba pintando con los colores de la bandera rusa. La batalla del centro del campo la ganaban los Fayzulin, Glushakov, Samedov y Shatov, mientras que las figuras belgas se convertían en islotes a la deriva sin que les cayese un balón. Bélgica desaparecía del partido poco a poco. Lukaku sigue haciendo un Mundial para olvidar y sus gestos en el banquillo solo demuestran la frustración del posible futuro jugador del Atlético de Madrid. Y en una de estas, cuando todos parecían conformes con el empate, Origi arrancó un contraataque embarullado hasta que se la dejó en la izquierda a Hazard. Desde la posición de interior izquierdo destapó el tarro de las esencias para deshacerse de los marcadores y servirla en pase de la muerte de Origi. Los aficionados de las gradas se despertaron de repente. El sistema de Capello desbaratado con una genialidad de Hazard. Con este resultado, Bélgica ya está clasificada.Los eslavos a esperar porque sus opciones, aunque existen, son remotas.

COREA DEL SUR 2 – ARGELIA 4

El segundo partido del día fue la antítesis del anterior. Encuentro loco, el jugado en el Estadio Beira-Rio de Porto Alegre; un tanto descontrolado pero repleto de goles. Con Bélgica como líder del grupo, la victoria de Argelia le da opciones de clasificarse como segunda. La historia del partido se acabó con el tercer gol de los africanos antes del descanso, sin embargo, la segunda parte fue muy entretenida, con numerosas ocasiones. A pesar del resultado, el conjunto coreano salió con una actitud positiva y reaccionaron con dos goles.

Argelia inició el partido confiados ensus posibilidades y los goles cayeron muy pronto de su lado. La verdad es que Corea del Sur es un buen equipo desde el punto de vista individual pero el conjunto no consigue transmitir la calidad, que sí poseen sus principales jugadores. Argelia, liderados por Brahimi, Slimani y Feghouli mandaron el partido a la goleada. Slimani marcó el primero; el segundo, de córner (Halliche). Djabou hizo el tercero ante la descompuesta zaga coreana.

Los asiáticos salieron enchufados en la segunda parte (a buenas horas). El gol tempranero les dio confianza para buscar el partido, pero fue una ilusión. Argelia volvió a anotar enseguida, de nuevo, por medio de Brahimi. De ahí al final, nada memorable sobre el campo de Porto Alegre. Corea recortó de nuevo distancias y el marcador se quedó inmóvil hasta el final. Los africanos quieren dar guerra en la parte final de la fase de grupos y competir con los equipos americanos que, de momento, son la sensación del torneo.

ESTADOS UNIDOS 2 – PORTUGAL 2

El mejor partido del día se jugó en el Arena Amazonia de Manaos en medio de unas condiciones durísimas para la práctica del fútbol. 30 grados de temperatura y bajo un nivel humedad propia del clima amazónico, los jugadores se dejaron hasta el último aliento en un partido muy disputado. Ambos equipos aprovecharon cualquier interrupción para lanzarse a los bidones de agua como posesos.

Portugal salía al campo con la soga al cuello, conscientes de que solo la victoria les permitía seguir con vida. Estados Unidos tras vencer a Ghana partía con un colchón de puntos, pero con la mala suerte de jugarse sus opciones contra Alemania en la última jornada. El partido empezó con Portugal subiendo la presión y apretando a la defensa de Estados Unidos. El central Cameron falló un despeje de manera que el balón le cayó en las botas a Nani que fusiló a quemarropa a Howard con un remate por alto. Apenas habían pasado cinco minutos y la selección de Paulo Bento se quitaba un gran peso de encima.

El gol no hundió las esperanza americanas, cuyo once supo reaccionar y plantar cara durante toda la primera parte. A medida que el cansancio iba fundiendo a los jugadores, la selección dirigida por Jürgen Klinsmann comenzó a asediar la portería de Beto. El peligro de Portugal venia por la velocidad de Nani y Éder, que entró por el lesionado Helder Postiga. Cristiano demostró que, ahora mismo, está muy lejos de su mejor forma física. Portugal lo siguió buscando de forma insistente, pero menos que en el encuentro contra Alemania. El delantero blanco solo metió miedo a los americanos desde el balón parado, aunque sus lanzamientos salieron muy desviados.

En la segunda parte, el combinado americano hizo una demostración de físico. Cargó todo su juego en la capacidad ofensiva de sus laterales, en especial Johnson: imperial por el carril izquierdo. Estados Unidos no dudó en probar a Beto desde fuera del área en numerosas ocasiones. En gran jugada individual, Jones enganchó un tirazo con efecto que salió disparado hacía la portería portuguesa. Beto solo puedo seguirla con la mirada. Uno de los goles del Mundial hasta el momento. Con el empate, Portugal se vio obligado a buscar el gol de la victoria pero ni Nani, desaparecido desde el gol, ni Éder, estaban inspirados.

Klinsmann leyó el partido a la perfección. Incidiendo por la banda derecha, que era una auténtica autopista para los atacantes americanos, llegó el segundo de Estados Unidos, rematado en línea de gol por Dempsey. Paulo Bento no fue capaz de reaccionar a lo que se venía viendo en la segunda parte, y cuando el partido se pudo cuesta arriba ya no tenía cambios disponibles. Portugal se fue al ataque y Estados Unidos se encerró. Cristiano evidenció que su capacidad física está bajo mínimos. Los últimos minutos fueron ataques a la desesperada pero faltos de ideas. En la única jugada acorde a su calidad, el 7 portugués colocó un centro medido a Varela para poner el empate. 2-2.

Se avecinaba el cataclismo ibérico… y se confirmó, a medias. El gol en el último minuto, lo celebraron los aficionados pero no los jugadores ni Paulo Bento. Saben que están prácticamente eliminados, solo una combinación rocambolesca lo puede clasificar. En definitiva, otro gran partido con gol en los últimos minutos. Portugal y Cristiano confirmaron que no están rindiendo al nivel esperado, al igual que otros muchos equipos del continente europeo.



Iván "Pireo"

Deportista, espectador y aficionado. Amante de cualquier competición y del deporte americano en particular. Resignado pero orgulloso seguidor de los Detroit Lions, Indiana Pacers, Seattle Mariners y Toronto Maple Leafs. Death Valley siempre será la casa de LSU y sus Fighting Tigers. Escribo en sportsmadeinusa.com. Editor y miembro del equipo de bloginterference.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.