Octavos de final: Brasil – Chile y Colombia – Uruguay

BRASIL 1 (3) – CHILE 1 (2)

El primer encuentro de octavos de final enfrentaba al anfitrión, Brasil, frente a la explosiva y peligrosa Chile. El partido comenzó con susto para los brasileños, que vieron cómo Neymar se llevaba un golpe y cojeaba ostensiblemente. Afortunadamente, a los pocos minutos el brasileño ya parecía restablecido. Los primeros minutos fueron infernales, ambos equipos presionaban con una intensidad altísima. La clave era qué equipo bajaría el pistón antes, porque ese ritmo era inaguantable.

La primera jugada polémica llegó en el minuto 12, cuando Hulk caía dentro del área, sin embargo, el colegiado acertadamente no señaló nada. En el minuto 17 Brasil se adelantaba, los chilenos estaban cometiendo un grave error, estaban concediendo muchos córners y faltas laterales teniendo en cuenta que Chile es el equipo más bajito del Mundial. David Luiz, tras un saque de esquina botado por Neymar, remataba en el área chica a gol y adelantaba a los locales. Con el gol, los andinos no se vinieron abajo y siguieron con el plan establecido, pero continuaban perdiendo balones peligrosos que Neymar aprovechaba para montar rápidas contras, que generaban mucho peligro.

Chile no generaba peligro, pero la primera vez que lo hizo fue para empatar. Un saque de banda junto a su propio banderín de Brasil era muy mal ejecutado, Chile recuperaba la bola y Alexis recogía el balón dentro del área y de tiro cruzado batía a Julio César: Chile, una llegada y un gol, no se podía pedir más. Brasil se enfadó y se puso de nuevo manos a la obra para marcar. Neymar en el 35′ a punto estuvo de marcar de cabeza, pero Silva la desviaba con la espalda a córner. En el saque de esquina Bravo salía a por uvas y nuevamente los brasileños casi marcaban. En el juego aéreo el partido parecía niños contra hombres, los chilenos no eran capaces de despejar un solo balón de cabeza y Brasil con sus antiaéreos les ponía mucha presión.

En defensa, el gato Silva era el mejor delantero de Brasil, se nota que Chile no tiene ningún central y el jugador de Osasuna, que se tenía que encargar de Neymar, no paraba de cometer pifias que sembraban el terror en la zaga chilena. Por si fuera poco, en el minuto 40, Silva veía la amarilla, lo que parecía sentenciarle definitivamente para el encuentro. El cerco de la canarinha no cesaba y Alves con un chut lejano hacía lucirse a Bravo en el 42′. El gol parecía cuestión de tiempo, pues solo un minuto después un nuevo error de la zaga propiciaba otra clara ocasión de Fred y, a renglón seguido, de nuevo Fred y Fernandinho se estorbaban entre ellos y no conseguían rematar otra clara ocasión.
Chile buscaba un milagro antes del descanso y casi lo consigue. Una pérdida en defensa de Brasil, provocaba que David Luiz salvara in extremis el segundo gol chileno.

Con empate se llegaba al descanso, un empate cuasi milagroso, pues Chile tuvo mucha suerte de no irse perdiendo tras el recital de cantadas de la zaga chilena. La segunda mitad comenzó con un Brasil un poco nervioso, perdiendo balones, hasta que a los cinco minutos Fernandinho tiraba un tiro desde la frontal que salía rozando el palo, y que servía de acicate para que la canarinha se espabilara.
El terreno de juego parecía estar muy lento y la bola no corría, lo que provocaba constantes pérdidas de balón en ambos lados. En el 54′ un balón colgado al área era bajado por Hulk y el tiro de este se alojaba en el fondo de las mallas. El colegiado al principio cobró gol, sin embargo, a instancias de su asistente lo anuló por mano muy dudosa de Hulk en el control.

En la segunda parte Chile se adueñó de la posesión, los brasileños empezaban a llegar tarde y ya no presionaban como en la primera mitad. A pesar de todo, los chilenos no generaban excesivo peligro. Hasta el minuto 63, cuando Julio César hizo un paradón a disparo de Aránguiz desde el punto de penalti. Brasil estaba cortocircuitada, pero Chile estaba perdonando y lo podía pagar caro. Y casi lo paga en el 73′. Un centro desde la banda, Hulk era salvado por Mena justo cuando Jo la iba a empujar a gol. Pero fue una acción aislada, ningún equipo generaba ocasiones de gol y el juego transcurría en medio campo.

En el 80′ Neymar recibió un balón largo y cabeceó muy centrado, parecía que Brasil iba a hacer el último esfuerzo para llevarse el partido antes de la prórroga. Chile poco a poco se metía un poco más atrás. En el 83′ Hulk se sacaba un misil cruzado y Bravo hacía un paradón. Chile estaba pidiendo un cambio a gritos, pues físicamente se había venido abajo. Chile dio entrada a Pinilla por un exhausto Vidal y los andinos recuperaron fuerzas. Los últimos minutos fueron de acoso total por parte de Chile, ante un Brasil roto que solo esperaba una genialidad de Neymar. La prórroga era inevitable.

El descanso sentó mejor a Brasil, que de falta avisó en el primer minuto, pero sin puntería. Fueron fuegos de artificio, los dos equipos estaban muertos y hasta el minuto 100 no llegó de nuevo otra ocasión. Jo controló en el área, pero tardó en tirar y su disparo fue frenado por la defensa chilena. Salvo error de alguien, el partido olía a penaltis. Con empate acababa la primera parte de la prórroga. Aparentemente, Brasil estaba un poco mejor físicamente que Chile, que parecía firmar los penales. La segunda parte del tiempo extra comenzó igual que la primera, con peligro a balón parado de Brasil, en esta ocasión mediante un córner que Jo por muy poco remató alto de cabeza. Chile estaba muerto y buscaba perder tiempo de cualquier manera, pues ya no conseguían ni cruzar el medio campo, Brasil atacaba con más corazón que cabeza, demostrando la falta de ideas que tenía en su medio centro. En el último minuto Chile se sacó una contra y Pinilla estrelló en el larguero su disparo. Todo Brasil enmudeció. En el posterior rechace fue Brasil el que tuvo la contra, pero de nuevo Chile se salvó por poco. Y así, definitivamente se llegaba a la lotería de los penaltis, donde Brasil a priori era la gran favorita.

David Luiz fue el primero en disparar. Su tiro a la izquierda entró sin problemas, al lanzarse Bravo al otro lado. Pinilla tiró para Chile y su disparo al medio de la meta lo paró Julio César. El segundo en tirar por Brasil fue William. De nuevo tiró a su izquierda engañando a Bravo, pero su tiro se fue fuera. Alexis podía poner el empate, lanzó raso a la izquierda y otra vez Julio César salvaba los muebles deteniendo la bola. Marcelo tiró el tercero, Bravo tocó el balón, pero entró. Dejaba a Brasil casi clasificada. Aranguiz tiró el tercero y lo metió por toda la escuadra. Hulk en el siguiente tiró a romper al medio y Bravo despejó con los pies, Chile seguía vivo.

Marcelo Díaz podía poner el empate y así lo hizo, tirando por el medio de la portería. En el quinto y definitivo Neymar se las veía con su futuro compañero, Bravo. Con paradinha esperó a que Bravo se tirara y marcó a placer por la izquierda. Jara tenía toda la presión, pues debía meter o Chile estaba fuera. Su disparo se fue al palo y Brasil se metía en cuartos sufriendo como nunca. Solo quedaba felicitar a Chile por dejar a Brasil durante muchos minutos como una selección menor y aguardar a que el siguiente partido entre Colombia y Uruguay fuera igual de igualado y tenso que este.

COLOMBIA 2 – URUGUAY 0

El segundo encuentro comenzaba marcado por la baja de Luis Suárez en Uruguay, un Uruguay muy ramplón a lo largo de todo el campeonato, que ya tenía excusa para poder salir a meter el autobús e intentar que Cavani pillara una contra. Por su parte Colombia debería ser capitaneada por James Rodríguez para llevar el control del encuentro. Los primeros veinte minutos fueron un monólogo cafetero, en concreto de su lateral derecho Zúñiga, que era un estilete subiendo una y otra vez por su banda, sin encontrar nadie al paso que lo frenara, tanto en sus centros, como en sus disparos.

Pero las ocasiones claras no llegaban, hasta que en el 28′, la gran figura de Colombia, James Rodríguez, bajaba el balón con el pecho y, sin dejarla caer, a la media vuelta y de volea, la ponía casi por la escuadra para adelantar a Colombia. Con el gol, Uruguay tuvo que abrirse un poco, algo muy peligroso teniendo en cuenta la rapidez colombiana. La primera aproximación de los charrúas fue en el 32′,mediante una falta que salió rozando el larguero. En el 38′ Álvaro González hacía lucirse a Ospina con un tiro cruzado, los charrúas empezaban a arriesgar un poco más. Finalmente se llegó al descanso con el 1-0 y con todo por decidir en la segunda mitad.

La segunda mitad comenzó con Uruguay más adelantada, y eso contra Colombia es un suicidio. A los cinco minutos Armero ponía un gran centro al segundo palo, Cuadrado la tocaba de cabeza hacia atrás y de nuevo James a placer hacía el segundo. Grandísima jugada colectiva. En Brasil se empezaban a agotar los «Dodotis», de cara al partido de cuartos. Con el segundo gol se acabó el partido. Colombia hizo un rondo y Uruguay, desquiciado, comenzó a repartir leña por todos lados, con entradas duras y peligrosas, rozando la expulsión. Por fin, en el 58′ Uruguay dio señales de vida, con un tiro lejano que detuvo bien Ospina. Cinco minutos después Ospina volvió a intervenir en otro chut lejano. Parecía que al menos Uruguay tenía el amor propio y lo intentaban por casta, ante una Colombia más contemplativa, que se metió atrás en busca de matar el partido en una contra.

Uruguay seguía generando ocasiones. Stuani casi llega a rematar de cabeza un centro. Quizás los cafeteros se metieron atrás demasiado pronto y lo podían pagar. En el 72′ Stuani con un centro chut casi consiguió recortar, pero otra vez un atento Ospina lo mandó a córner. Si Uruguay marcaba pronto, el partido se pondría de infarto. Ospina se convirtió en el gran protagonista de la segunda parte. En el 79′ le tapó un mano a mano a Pereira y en el 84′ fue Cavani quien probó suerte, pero el meta respondió con seguridad. Un minuto después Godín remataba cerca del palo. Desde luego este Uruguay sí que podía plantar cara a cualquiera, pero Tabárez deberá plantearse si su estilo de juego es el adecuado con la delantera que tiene. Demasiado amarrategui.

Al final 2 a 0, quizás Uruguay se mereció un gol, pero Colombia fue justo vencedor. Veremos si son capaces de plantarle cara a Brasil en cuartos.



estrellasolitaria

Soy un sufrido seguidor de los Cowboys que sigue viviendo de los tiempos pasados que fueron mejores que los actuales para mis vaqueros. El fútbol americano no es el único deporte que me gusta, ya que soy fan de casi cualquier deporte que exista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.