Cuartos de final: Argentina – Bélgica y Holanda – Costa Rica

Segundo día de los cuartos de final del Mundial de Brasil. Después de las victorias de Alemania y Brasil, que se enfrentarán el martes a las 22 h. (hora de España), toca resolver la semifinal del miércoles a la misma hora.

Argentina 1 – Bélgica 0

Aún nos estábamos acomodando a la butaca y la cerveza cuando Higuaín decidió marcar. Y qué fácil parece. La jugada no iba con él, Messi caracoleaba en el medio campo manteniendo el control del balón como él sólo sabe, el pase de Di María era hacia el desmarque a banda, pero fue desviado por la defensa. Y allí en la frontal estaba Higuaín, que ni se lo piensa y pega de volea girando sobre sí mismo. Golazo por bajo al que Courtois no puede hacer más que verla pasar. Se reivindicaba así el ariete argentino, criticado en Argentina por su falta de gol en el Mundial.

Bélgica veía completamente desmontado su planteamiento inicial de mantener la portería a cero, y no supo cambiar el guión. Se mantenía atrás, asentados en el campo y defendiendo relativamente fácil las primeras acometidas de Argentina. Pero ni siquiera armaban una contra con peligro. La velocidad en el juego brilló por su ausencia en los de rojo. Pero se mantenían en el partido parando al contrario lejos de su portería.

Mientras tanto, la albiceleste jugaba cómodamente. Al contrario que en sus partidos anteriores, tocaban buscando el juego en vertical, con una velocidad mayor que otros días. Aquí es donde Di María mostró el gran nivel al que se encuentra, en mi opinión su mejor temporada como jugador. Es un jugador eléctrico, veloz y peligroso. Además se entrega al máximo, corre y lucha como el que más, y no está falto de calidad. Fue sin duda el mejor jugador de su equipo hasta la lesión. En un disparo como muchos de los que hizo en el partido, su pierna de apoyo dijo basta. Sintió un pinchazo en el muslo derecho, lo que puede ser una contractura como mínimo, aunque lo más seguro es que sea una rotura de fibras que lo mantendría fuera de juego lo que resta de Mundial.

El otro pilar en el día de hoy fue Higuaín. Al gol hay que sumarle sus ayudas en defensa, la forma de mantener el balón esperando a que se incorporasen sus compañeros y alguna jugada individual de mérito, como el caño y tiro al larguero en una de las pocas ocasiones claras de los dos equipos durante el partido. Es un tipo de delantero «en extinción», expresión que escucho desde mi más tierna infancia y que ya forma parte del refranero futbolero. Aún con todo, hay pocos jugadores con una facilidad para ver portería como el argentino.

La primera parte se puede resumir en una ocasión clara para cada equipo. Messi tuvo una falta que rozó el larguero, y los belgas un remate de cabeza en el último minuto que pudo llevar el empate al marcador. Poco más se puede añadir.

Bélgica no apareció hasta el 60′. Los cambios en Bélgica, tarde en mi opinión, hicieron que el partido recuperara el ritmo. El dominio estuvo dividido. Los belgas creaban juego, algo que no habían hecho el resto del encuentro. Aunque no llegasen con claridad, por lo menos inquietaban al rival, que había estado cómodo durante todo el partido. El balón rondaba la portería de Romero, incluso Garay pudo marcar en propia intentando cortar un centro. Aún así, las más claras llegarían en el descuento, a la desesperada, con balones largos; obviamente, no llegó el gol.

La más clara de Argentina fue en el descuento, cuando Messi salió a la contra completamente sólo desde medio campo, pero no supo resolver ante el gran portero belga, que lleva un año descomunal. Este equipo ha sufrido en varios partidos, y sabe cómo aguantar la presión. Me atrevo a decir que los belgas no fueron rival suficiente durante gran parte del encuentro, donde los albicelestes se mostraban mucho más curtidos en todos los frentes.

Poco más que añadir. Victoria merecida de Argentina que entra en semifinales donde se enfrentará a Holanda, mucho más letal que los belgas. A favor de Bélgica tengo que apuntar al gran futuro que le espera a esta selección. Quizá los veamos dentro de dos años luchando por la Eurocopa, o incluso entre los favoritos del próximo Mundial.

Holanda 0 (4) – Costa Rica 0 (3)

El último partido de cuartos de final enfrentaba a la subcampeona del mundo contra una de las sorpresas de este Mundial brasileño. Los dos equipos jugaron como se esperaba, manteniendo el estilo de juego que los había llevado hasta aquí.

Holanda se sabía favorita, llevando el peso del juego la mayor parte del tiempo. A veces preferían mantener posesión, con pases cortos en horizontal, sin complicarse, hacia atrás si fuera necesario. La presión rival no era fuerte y se dedicaban a esperar tranquilamente alguna apertura para poder llegar a la portería. Otras veces buscaban cambios de juego rápidos, donde Sneijder buscaba a Robben o Kuijt entrando como flechas por banda y centrando hacia Van Persie. Las contras más peligrosas llegaron así. Incluso tuvieron alguna oportunidad atacando directamente por el centro, pero era difícil sacar algo por esa zona.

Costa Rica tenía las ideas muy claras. Línea de 5 en defensa y 4 por delante para frenar cualquier acometida de los holandeses. Esto funcionaba la mayor parte del tiempo, aunque su mejor jugador del partido, Navas, seguía deslumbrando con sus paradas. El equipo llegó al descanso con el empate a cero en el marcador gracias a su arquero, que salvó tres goles ante la desesperación de Holanda. En cuanto al ataque, no hay mucho que decir. Tuvieron el balón en algunos momentos del juego, pero eran incapaces de romper la defensa holandesa, bien plantada, y sabiendo que la salida al contragolpe es el más letal del campeonato. El único que parecía tener hambre de gol era Campbell, pero eso no era suficiente. Bryan Ruíz estaba sólo ante el peligro y no le llegaban balones en condiciones. Sí que consiguieron inquietar al portero a balón parado. Varias faltas cercanas al área fueron aprovechadas para ejecutar estrategias, mayormente buscando al central González, el mejor rematador de los costarricenses.

La segunda parte fue más de lo mismo. Holanda mandaba, Costa Rica defendía, aunque aumentaron ligeramente la presión, inexistente en la primera mitad. Poco a poco el partido se fue abriendo. Aunque no eran muy claras, el gol rondaba las dos porterías. Incluso hubo alguna jugada polémica, con un empujón por detrás a Campbell cuando se disponía a rematar un pase atrás casi en área pequeña. Quizá no demasiado claro para cuartos de final, pero para mí es penalti.

En los últimos 20 minutos disfrutamos de un partido más emocionante, con jugadas con peligro en ambas áreas. Sneijder estrellaba una falta desde la izquierda al palo, avisando de que Holanda no se conformaba con el empate. Poco después, parada a bocajarro de Navas en área pequeña, nueva intervención que bien vale un partido. Los holandeses mandaban, pero el tiempo se agotaba y el gol no llegaba. Incluso Van Persie tuvo la clasificación en sus botas a dos del final, en un centro medido de Sneijder, pero remató al aire en área pequeña cuando se cantaba el gol en la grada. La última del partido fue la más clara de todas. Falta que saca Van Persie, rechaza Navas, el balón para Holanda que centra desde banda izquierda, el balón se pasea por el área pequeña, finalmente Van Persie pega a gol pero es rechazado por un defensa y el larguero. Fallo claro de la defensa que casi les cuesta la eliminatoria.

Y llegamos a la prórroga. 30 minutos de ocasiones para Holanda, asediando la meta de Navas, que rechazó todo lo habido y por haber, cuajando un partido espectacular. Y cuando él no llegaba, ahí estaban los palos. Sneijder tuvo la última, pero la mandó al larguero. Por su parte, Costa Rica llegó una vez con mucho peligro, pero el tiro fue rechazado por el Cillessen.

En preparación para los penalties, Holanda cambió al portero en el último momento, entró Krul que es el especialista. Gran movimiento de Van Gaal, teniéndolo todo preparado con antelación, y sabiendo cómo mover sus piezas para maximizar las opciones de su selección de optar a todo. Krul supo aprovechar su oportunidad, y de seguro nunca olvidará este partido.

Marcaron Borges, González y Bolaños para Costa Rica, y fallaron Bryan Ruíz y Umaña.

Marcaron Van Persie, Robben, Sneijder y Kuijt para Holanda, que se coloca con paso firme en las semifinales. Su rival, Argentina, los espera con la duda de la lesión de Di María. Sin duda será un partido entretenido e intenso.



m0uch0

Vivo para la informática, entreno para la Super Bowl y me crié con la Super Nintendo. Intento escribir sobre tecnología en http://cafedixital.com y de deporte en http://bloginterference.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.