GP de Singapur. Hamilton recupera el liderato del Mundial

El circo de la Fórmula 1 se trasladaba al trazado urbano de Singapur. El líder del Mundial, Rosberg, a lo largo de todo el fin de semana tuvo bastantes problemas con su monoplaza, y estos se ampliaron en la carrera del domingo, pues en la vuelta de calentamiento su coche no arrancó, lo que provocó que tuviera que trasladarse al pit lane y arrancar desde la última plaza, en un circuito en donde es casi imposible adelantar.

Sin Rosberg en la parrilla, todos ganaron una posición a excepción de Hamilton, que partía justo por delante del alemán desde la pole. Se dio comienzo a la prueba y Alonso, que salía cuarto, se deshizo de los dos Red Bull en la primera curva, pero saltándose la susodicha, lo que propició que se tuviera que dejar rebasar por Vettel para no ser sancionado.

índice

Hamilton pronto puso tierra de por medio, al igual que Vettel sobre Fernando, pero la principal razón es la de que en un trazado urbano los frenos sufren mucho, por lo que no se puede ir a rebufo del de delante por mucho tiempo o te quedas sin pastillas de freno. Así iban pasando las vueltas, con un Nico que era incapaz de rebasar a los vehículos más débiles, lo que corroboraba que sus problemas con el volante eran muy serios.

images

En un trazado como el de Singapur, otra de las claves son las gomas, pues tienen un gran desgaste, lo que hacía dudar si la estrategia buena serían dos o tres paradas. Se presumía que los pilotos de cabeza optarían por ir a dos, pues el tiempo que se pierde en boxes es muy considerable, sin embargo pronto las primeras paradas comenzaron a sucederse a partir de la vuelta diez, lo que parecía que al final se iría a tres paradas.

Hamilton era primero, seguido de Vettel, Alonso, Ricciardo, Massa y Kimi tras la primera parada; la mayor sorpresa de la carrera era que todavía no hubiera un safety car, pues en Singapur todos los años hay al menos uno en las primeras vueltas, haciendo que cualquier estrategia se pueda ir al garete. Hamilton se marchaba fácilmente, mientras que Vettel veía como Alonso le iba recortando poquito a poco la distancia que le llevaba.

En la vuelta 25 Alonso adelantaba su parada, decidiendo así ir a tres de manera definitiva, Vettel paraba un giro más tarde, lo que hacía que el español lo rebasara y se colocaba tercero por detrás de un Lewis y Ricciardo que tenían que parar aún. Las cosas pintaban bien para Ferrari.

En el giro 28 se detenía Ricciardo, que también era rebasado por Fernando, la primera plaza estaba muy lejos, pero era posible ser segundo. Sin embargo, en una temporada en que todo le sale mal a los Ferrari, Singapur no iba a ser una excepción; en la vuelta 31 Checo Pérez perdía el alerón y el temido safety hacía acto de presencia, lo que perjudicaba sobremanera a un Alonso que había montado las gomas blandas, al contrario que los Red Bull que ya llevaban puestas las duras.

images

La duda era si los Red Bull podrían llegar con esas gomas al final, un final que no se sabía cuándo sería, pues con el safety era más que probable que se rebasaran las dos horas de carrera y por lo tanto no se pudieran completar todas las vueltas. Otra acción ilógica fue la realizada por Mercedes. Con el mejor coche y la carrera controlada, en la escudería alemana decidieron mantener a Hamilton en pista con las blandas, lo que obligó al británico a poner un ritmo infernal a la marcha del safety car para poder tener un colchón suficiente para montar las gomas duras.

En la vuelta 38 el safety se iba con Hamilton tirando como un loco, seguido de Vettel, Ricciardo y Alonso, que por el momento era el más perjudicado junto con un Lewis que rezaba para que no sucediera otro incidente en carrera, pues otro safety sin cambiar las gomas lo mataba.

images

Alonso aguardaba a que las gomas de los Red Bull flaquearan y mientras, decidía conservar sus ruedas y frenos alejándose de sus contrincantes. Hamilton ya llegaba a los diez segundos de ventaja, pero necesitaba unos veintisiete y las gomas blandas pronto comenzarían a decir basta; el británico empezaba a ponerse nervioso.

Hamilton ya sin ruedas paraba en la vuelta 53, Vettel lograba ponerse primero, y Lewis salía justo por delante de Ricciardo y Alonso, pero el alemán iba en la llanta, lo que provocaba que a pesar de ser difícil el adelantamiento, Hamilton fuese superior a todos con las gomas nuevas.

Una vuelta fue lo que aguantó Vettel. El Mercedes era muy superior y lo rebasó sin problemas. Los Red Bull y Alonso se deberían jugar las otras dos plazas de podio, y cada vez era más que probable que las vueltas no se pudieran completar por falta de tiempo.

Vettel ya no podía casi ni controlar el coche, pero Ricciardo y Alonso no veían hueco para pasar. Finalmente, Hamilton se imponía con más problemas de los esperados por culpa del error de su equipo, pero seguro que el enfado se le pasó pronto al ponerse líder del Mundial. Tras Hamilton, Vettel terminaba segundo patinando con su coche, por delante de Ricciardo que completaba el podium. Alonso no podía pasarlos y se conformaba con la cuarta plaza. Ya más lejos finalizaban en los puntos Massa, Pérez, Kimi, Vegne que era sancionado con cinco segundos al final, que le privaban de finalizar en mejor posición. Hulkenberg y Magnussen eran noveno y décimo respectivamente.

índice

Carrera con poquísimos adelantamientos, pero muy entretenida en cuanto a las estrategias. El Mundial se pone al rojo vivo y Rosberg en Suzuka seguro que se la jugará para recuperar el mando de la clasificación.

 



estrellasolitaria

Soy un sufrido seguidor de los Cowboys que sigue viviendo de los tiempos pasados que fueron mejores que los actuales para mis vaqueros. El fútbol americano no es el único deporte que me gusta, ya que soy fan de casi cualquier deporte que exista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.