Dallas Cowboys, ¿realidad o flor de un día?

Justo al comienzo de temporada analizaba lo que en mi modesta opinión le podría deparar el futuro a los Cowboys en esta campaña. A estas alturas yo decía que irían con un récord de 2-3, sin embargo por suerte para los que somos aficionados de Dallas la cosa va mucho mejor, y el récord es de 4-1.

Así pues, completado ya un cuarto de la season, es el momento de analizar si los vaqueros son de verdad candidatos a playoffs, o si en realidad lo que ha ocurrido es que sus rivales no han tenido la suficiente enjundia para derrotarlos.

Ojalá pudiera ser positivo y espero equivocarme, pero si analizamos lo bueno y lo malo que tienen estos Cowboys, me temo que el balance sigue siendo negativo.

images

En lo positivo, sin duda alguna hay que destacar el ataque de Dallas, algo ya de por sí esperado, pues en esa parcela los Cowboys tienen un equipo muy compensado y de gran calidad. Bryant ahora mismo está en el top cinco de receptores de la liga, lo que obliga a los rivales a ponerle doble cobertura para tratar de mitigar daños. Ese hecho provoca que Williams en especial se esté beneficiando y, dada la calidad que también atesora, esté cuajando un gran inicio de campaña, sin olvidar que Harris y Beasley también cumplen cuando son alineados.

Witten no necesita presentación, siempre es una gran válvula de escape para Romo cuando se encuentra en apuros, uno de los mejores tight ends de la liga. Todo esto provoca que al utilizar receptores muy abiertos los de Dallas, el campo se ensanche y así Murray se haya convertido en el mejor running back hasta la fecha. Si los equipos se cierran para frenar la carrera, Romo los rompe con pases abiertos, mientras que si se centran en parar el juego aéreo, Murray tiene autopistas por el medio para correr, en esto creo que radica el gran éxito de Dallas; su ataque es muy difícil de detener, porque tiene muchas variantes.

Para cerrar el apartado del ataque no me quiero olvidar de la otra clave, incluso creo que la principal del buen momento de Dallas, su espectacular línea ofensiva. En un equipo ya puedes tener a los mejores receptores de la liga y al mejor quarterback, que si tu mariscal no tiene tiempo para leer la jugada y seleccionar el mejor pase posible, no tienes nada que hacer. La línea de Dallas le está dando mucho tiempo a Romo para pensar, y si Romo no se encuentra apurado como en campañas pasadas, demuestra que es un gran quarterback. Pero la aportación de la línea de ataque no se centra solo en la protección. Decía yo esta semana que McCoy en los Eagles estaba completando una campaña muy mala, pero que a mi modo de ver no era culpa suya, sino que simplemente los Eagles tenían muchas bajas en la línea y esta no le abría ni el más mínimo resquicio por donde colarse. En los Cowboys ocurre todo lo contrario, a Murray le están abriendo huecos e incluso se están permitiendo el lujo a posteriori de bloquearle oponentes con la ayuda de Witten en las carreras del corredor de Dallas.

images

En el apartado de lo negativo siempre está la defensa. Bien es cierto que, para lo que se esperaba en este año de la zaga texana tras lo vivido el año pasado, la cosa no está tan mal. McClain está siendo una grata sorpresa, Scandrick está mucho mejor que en años anteriores, y los safeties, sobre todo Church, no son el coladero de antaño, por lo tanto no debería ser tan negativo, si el ataque marcha y la defensa va cumpliendo más o menos, la cosa puede funcionar.

índice

Sin embargo, mi pesimismo viene dado precisamente por lo que se ha visto hasta ahora. Creo que el 4-1 es engañoso por varios motivos que ahora analizo.

– Los rivales: de las cuatro victorias, dos han sido frente a Tennessee y St. Louis, a priori dos equipos de la zona baja de la clasificación, lo que tampoco supone una vara de medir muy precisa. Las otras dos victorias tienen más mérito. Frente a Saints, en toda una demostración de poderío del ataque texano, pero ante probablemente el equipo más decepcionante de lo que va de campaña. La buena defensa de Saints del año pasado ni está ni se le espera, por lo tanto otro resultado un tanto engañoso por el nombre del rival. Por último venimos de derrotar a Houston, unos Texans que nos han forzado la prórroga teniendo a los mandos a Fitzpatrick. Sí, repito, a Fitzpatrick.

Por lo tanto creo que analizándolo fríamente hay que darse cuenta de que tampoco han sido tan meritorios estos cuatro triunfos, los rivales en muchos casos también han puesto lo suyo para perder.

– La defensa: por números, la defensiva de Dallas no es ni mucho menos la peor de la liga como la campaña pasada, pero tampoco creo que sea para tirar cohetes. Lo que ocurre es que la temporada pasada éramos tan malos, que a poco que se mejore este año ya nos creemos buenos. Pero hay que ser objetivos. San Francisco nos ganó a medio gas, los Saints en el último cuarto casi nos meten el miedo en el cuerpo, pues a poco que Brees forzó la máquina, los huecos eran enormes y Houston en poco más de un minuto nos forzó la prórroga, con un Foster que corrió como y cuando quiso a lo largo del partido.

Además yo sumaría que la defensa está logrando muy pocos sacks. Logramos meter cierta presión al quarterback rival, sin embargo no acabamos de llegarle con claridad, lo que provoca que por ejemplo como mencionaba antes, quarterbacks de poco nivel como Fitzpatrick completen actuaciones más sobresalientes de lo esperado.

índice

– Las bajas en defensa: perder a Lee nada más comenzar ya es malo, pero si ahora sumamos a Claiborne y a otros jugadores que contra Texans acabaron tocados, hace que la ya no muy buena defensa de Dallas se vea minada todavía más. Mientras el ataque se está manteniendo sano, la defensa cada vez pierde más efectivos. No sé cuánto podrá aguantar este castillo de naipes sin desmoronarse por completo. Si las bajas se siguen sumando y si la defensa baja el nivel, encajaremos más puntos, lo que provocará que el ataque no podrá gestionar el reloj con tanto acierto. Probablemente habrá que correr menos y pasar más, y ya sabemos cómo acaba esto: con Romo sumando intercepciones o pases completos geniales lanzados a la desesperada.

índice

– Somos Dallas: que nadie se me enfade, pero si hay un equipo en la liga especialista en autodestruirse, ese son los Cowboys. Un día a Romo se le cruzan los cables y te hace cuatro intercepciones (seguro que ese día llegará), Murray se está saliendo pero ya acumula cuatro fumbles (excesivos), los equipos especiales cometen turnovers (por ejemplo Harris contra Houston), a nuestro «querido» Garret le da por querer tener más protagonismo en la toma de decisiones o simplemente a Bryant se le cruzan los cables. De una u otra manera, Dallas siempre acaba liándola. Ojalá me equivoque y este año sea un punto de inflexión.

índice

– El Calendario: como ya dije antes, hasta el momento el único rival de nivel ha sido San Francisco, y nos ganaron (New Orleans no parece ser este año uno de los top de la liga). Ahora tenemos que visitar a los actuales campeones, en Seattle se verá seguro a lo que puede aspirar el equipo, pero después todavía restarán dos partidos contra unos Giants en ascenso, dos contra Eagles, uno contra Cardinals, otro en Chicago y otro frente a Colts. Quiero ver a Dallas contra estos rivales, ahí será donde nos juguemos el pase a postemporada.

– Nuestro estadio: tras el encuentro frente a Texans, Romo salía a la palestra pidiendo más apoyo del público en los partidos de casa. Rivales como los Seahawks basan su éxito en el poderío que tienen de locales, en parte gracias a los gritos de la afición. En los partidos de Cowboys, normalmente casi se ven más aficionados del equipo rival que del de casa, parece una tontería, pero también es importante.

49ers-fans-at-att-stadium

Resumiendo, desde luego la campaña no va a ser tan mala como yo pronosticaba al comienzo, cuando les daba solo cuatro victorias en todo el año, pero si lo miramos con atención, no me extrañaría nada que volviésemos a acabar con un 8-8 y de nuevo fuera de postemporada. Ojalá me equivoque, el tiempo dará o quitará razones.

¿Vosotros qué opináis?



estrellasolitaria

Soy un sufrido seguidor de los Cowboys que sigue viviendo de los tiempos pasados que fueron mejores que los actuales para mis vaqueros. El fútbol americano no es el único deporte que me gusta, ya que soy fan de casi cualquier deporte que exista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.