Actuaciones musicales en la Super Bowl: Michael Jackson

El rey del pop fue el protagonista de una de las más espectaculares y emocionantes actuaciones de la Super Bowl.

Fue en el año 1993 cuando un Michael Jackson en la cresta de la ola del éxito tras la publicación de su penúltimo álbum de estudio Dangerous, se convirtió en la estrella invitada de la final que se disputó el 31 de enero en el estadio Rose Bowl de Pasadena, California.

El partido enfrentó a los Dallas Cowboys, campeones de la NFC (16-3) y a los Buffalo Bills, campeones de la AFC (14-5). Se impusieron los primeros por un marcador de 52 a 17 consiguiendo su tercer campeonato, el primero bajo la dirección de su actual propietario Jerry Jones. De esta forma, los Bills perdían su tercera Super Bowl consecutiva ante un equipo que no pisaba la final desde la era de Tom Landry. El quaterback de los Cowboys, Troy Alkman, fue nombrado el jugador más valioso del partido, completando 22 de 30 pases para un total de 273 yardas y 4 touchdowns, corriendo también para una ganancia de 28 yardas.

Como anécdota, el encargado de realizar el sorteo fue Orenthal James “O. J.” Simpson, el mítico jugador de futbol americano quien estaba trabajando como comentarista para la NBC.

Nada más finalizar la primera parte del encuentro dio comienzo el show de Michael Jackson y, desde el primer instante, se notaba en el ambiente que algo especial estaba a punto de suceder.

En el centro del terreno de juego se instaló una plataforma que ocupaba buena parte del campo y que rápidamente fue rodeada por varios cientos de personas mientras comenzaba a sonar la música. Entonces la cámara se dirigió hacia uno de los dos videomarcadores mientras la música se aceleraba. La pantalla se encendió y apareció la imagen de Michael Jackson que mediante un gesto provocaba una explosión en la parte superior y girando era succionado como si de una nave espacial se tratara apareciendo un doble del artista entre el humo. Inmediatamente se iluminaba la otra pantalla gigante se repetía el mismo truco con otro imitador.

michael jackson

Fue entonces cuando el fragor que precede a un despegue espacial llevó a la cámara a concentrar su atención en la plataforma central y tras un crescendo animado por fuegos artificiales, hacía su aparición el verdadero cantante en loor de multitudes. El estadio era un clamor y la figura de Michael permanecía impertérrita y desafiante durante más de medio minuto, tras torcer la cabeza hacia su izquierda volvió a concederse unos segundos antes de llevarse las manos a las gafas de sol y retirárselas lentamente mientras comenzaba a sonar un solo de guitarra que precedía a “Jam”, el primer single de su recién estrenado álbum “Dangerous” y Jackson y sus bailarines comenzaron el espectáculo, tras unos segundos daba paso a la clásica “Billie Jean” y su maravilloso baile Moonwalker, que desembocaba en “Black or White”. La representación llegaba a su culmen cuando el cantante se ponía sobre un foco de luz y aire que hacía ondear su pelo y su ropa. Tras recorrer todo el escenario realizando sus pasos de baile más característicos la cámara, con una perspectiva cenital, nos regalaba el espectáculo de dos enormes banderas con la representación de dos manos, blanca y negra, entrelazadas. El popurrí finalizaba con una apoteosis de fuegos artificiales y rasgueo de guitarra y con Michael nuevamente sobre el foco de luz y aire.

aerea

Pero lo mejor estaba por llegar, una voz por la megafonía del estadio anunciaba la canción “Heal the world” y los primeros acordes dieron paso a una imagen incomparable con la elaboración de un enorme mosaico a lo largo de todo el estadio compuesto por los dibujos de niños cogidos de la mano. Era tal la dimensión del tifo que la cámara no podía abarcarlo completo. Michael Jackson comenzaba un discurso que daba pie a la canción a la que se fueron uniendo multitud de niños caracterizados con diferentes trajes típicos de países. Con el campo repleto comenzaba a hincharse una bola del mundo gigante en el centro de la plataforma. La canción duró unos tres minutos que fueron una apoteosis contínua.

mundo

Una actuación que quedó en el recuerdo y que relanzó el espectáculo de la Super Bowl que consiguió llegar a más de 130 millones de personas tras unos años en los que había decaído el interés por el partido.

También reavivó el interés de los organizadores por contar con un artista de renombre para llenar los minutos de descanso de la Super Bowl y disparó el precio de los anuncios que se emiten en televisión.

Es muy recomendable ver el vídeo que se puede encontrar en multitud de webs.

 

Fuentes: Wikipedia, http://www.guioteca.com/musica-pop/los-7-mejores-%E2%80%9Chalftime-show-historicos-del-superbowl/, https://www.youtube.com/watch?v=idg8TNknvDU



pimendez

Hijo de la derrota y el alcohol, sobrino del dolor, primo hermano de la necesidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.