Actuaciones musicales en la Super Bowl: Rolling Stones

rolling4

Pongámonos en pie para recibir a sus satánicas majestades, el grupo más longevo de la historia del Rock con más de 50 años de carrera a sus espaldas desde su fundación a principios de los 60 en Londres.

rolling

La entrada al estadio ya anunciaba lo que les esperaba a los incautos que todavía no supieran quienes comparecían en el intermedio.

La competición llegaba a su XL edición y la organización decidió celebrarlo por todo lo alto; escogió la ciudad de Detroit, Michigan y el estadio Ford Field como sede de la final entre los Pittsburgh Steelers y los Seattle Seahawks que vencieron los primeros con un marcador de 21 a 10. El quarterback Ben Roethlisberger fue calificado como el décimo Mariscal con la peor actuación en un Super Bowl siendo el único de un equipo ganador, debido a que sólo completó 9 de 21 passes para 123 yardas, sumado al horrible pase interceptado por Kelly Herndon para un regreso de 76 yardas que no acabó en tanto gracias a la tacleada salvadora de Antwain Randie. Sin embargo, logró una anotación terrestre y convirtió una importante jugada de tercer y 29 yardas por avanzar en el segundo cuarto que sirvió para remontar. A pesar de su actuación en este partido, su temporada había sido sobresaliente completando la mejor de su carrera y convirtiéndose en el mariscal más joven en ganar la Super Bowl con 23 años. Además, participó en la jugada decisiva encabezando el bloqueo y dando un pase de 42 yardas a Hines Ward en el cuarto período. La clave del choque estuvo en el corredor Willie Parkers que logró la carrera más larga para anotación de la Super Bowl con 75 yardas desde la línea de golpeo y fue nombrado MVP.

Como anécdota, los Seahawks se convirtieron en el segundo equipo en perder una Super Bowl habiendo superado en yardas y pérdidas de balón al campeón.

Tom Brady ejerció de mano inocente lanzando la moneda para elegir lado y posesión.

rolling2

En el descanso del partido se montó un escenario simplemente espectacular, con la forma del símbolo que caracteriza a los Rolling Stones, una boca roja con la lengua fuera totalmente iluminada con neones.

Para empezar el show se explotaron unas bombas de humo situadas a lo largo del perímetro creando un bonito efecto.

“Start me up” fue la canción elegida como aperitivo, y la lengua, creada con una sábana gigante, comenzó a retraerse descubriendo a un montón de fans que se ocultaban debajo. Mick y sus muchachos se apoderaron del escenario ante un público enfervorecido –parece mentira que estos tíos frisaran los 70 por entonces-. El concierto continuó con “Rough justice”, muy cañera y el escenario comenzó a parpadear al son de la música y parecía que los neones no podrían aguantar el ritmo impuesto por estos “jóvenes” veteranos.

rolling3

Tras un breve descanso para coger aliento, atacaron el “(I can’t get no) satisfaction” y Mick se puso el mono de trabajo para revitalizar unos de los temas que han convertido a estos fenómenos en mitos vivientes. Un subidón de energía.

Una puesta en escena para el recuerdo, simplemente disfrutadla.

 

Fuentes: Wikipedia



pimendez

Hijo de la derrota y el alcohol, sobrino del dolor, primo hermano de la necesidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.