Actuaciones musicales en la Super Bowl: Paul McCartney

Probablemente la menos lucida de las actuaciones que llevamos analizando fue la del antiguo bajo de los Beatles.

Fue en la XXXIX edición de la final de la NFL, disputada el 6 de febrero de 2005 en el Alltel Stadium de Jacksonville, Florida.

El encuentro enfrentó a los New England Patriots, campeones de la AFC y los Philadelphia Eagles, campeones de la NFC y finalizó con un apretado 24 a 21 favorable a los Patriots que repetían título dos años seguidos (tres en cuatro años) imitando a los Denver Broncos que lograran la gesta entre 1997 y 1998.

El MVP del partido fue el receptor de los campeones Deion Branch por su marca de 133 yardas recorridas y 11 capturas. Al haber conseguido 10 capturas en la anterior edición consiguió el recordó combinado de más recepciones en dos Superbowls consecutivas (21). Fue el tercer jugador ofensivo que obtenía el galardón sin haber conseguido un touchdown o un pase de touchdown (los otros dos fueron Joe Namath en la tercera edición y Fred Biletnikoff en la undécima).

Para curarse en salud por el incidente del año anterior protagonizado por Janet Jackson y Justin Timberlake que ya relatamos hace algunas fechas en esta sección  (http://bloginterference.com/2015/01/30/actuaciones-musicales-en-la-super-bowl-janet-jackson-puff-daddy-nelly-kid-rock-y-justin-timberlake/) apostaron por un valor seguro y Paul McCartney entró en escena para amenizar el descanso del partido.

paul_mccartneyEn una discreta actuación, en la que no destacaron ni la puesta en escena, ni el repertorio, ni tan siquiera la interpretación de Paul McCartney  logró dar brillo a la noche.

El escenario consistió en cuatro pantallas rectangulares, en las que se reproducían imágenes, colocadas en forma de cruz situando en el medio una especie de cubo de rubick sobre el que llevó a cabo el concierto McCartney. Alrededor situaron cuatro plataformas en forma de cilindro donde estaban sus músicos.

En un show concebido a la medida de los fans de The Beatles, comenzó con la archiconocida “You can drive my car” y siguió con “Get back”.

Para la parte final del espectáculo, instalaron un piano y con una salva de fuegos artificiales y un montón de luces trataron de darle un poco más de lustre a “Live and let die” pero la cosa no acabó de funcionar.

paul_mccartneyEl colofón lo puso la mítica “Hey Jude” (¿y cuál de estas canciones no es mítica?), el estadio se llenó de mecheros y la emoción embargó al público aunque a mí no acabó de convencerme.

En fin, que Paul McCartney cubrió el expediente.

 

Fuentes: Wikipedia.



pimendez

Hijo de la derrota y el alcohol, sobrino del dolor, primo hermano de la necesidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.