Cinco claves para sacar brillo a los 49ers

Debe ser verdad eso que dicen de que en las mudanzas siempre se pierde algo. Que si el juguete del niño, las joyas de la abuela, la correa del perro. Menos probable debe ser eso de perder algo inmaterial, algo que forme parte de uno mismo. Esto explicaría el porqué los San Francisco 49ers, desde que hicieron las maletas del mítico Candlestick Park al coqueto y carísimo Levi’s Stadium, parecen un equipo desdibujado, tan extraño a los ojos de quienes los hemos visto jugar los últimos años. Llegar a una nueva casa lleva aparejado un proceso de adaptación. Te sientes fuera de lugar, lo que te rodea te parece nuevo, incómodo, imperfecto. El tiempo juega a tu favor y sin darte cuenta, todo comienza a encajar. Entiendo que los problemas de los 49ers nada tienen que ver con su nuevo estadio, ni con su traslado a la zona de Santa Clara, pero al igual que sucede cuando uno estrena casa, quiero creer que están en pleno proceso de adaptación y, también en este caso, el paso de las jornadas les favorece, y el partido del domingo fue un primer paso. Firme sí, pero un primer paso.

  • Mejor despertar tarde que nunca

49ers 001Sería injusto no comenzar por la defensa de los 49ers, grandes protagonistas en el partido contra los Eagles. Los de Chip Kelly jugaron lanzados gracias al recital ofensivo de las tres primeras semanas. Pues bien, la defensiva de 49ers fue capaz no solo de frenarlos, sino también de dejarlos a 0 puntos al final del partido. Todas las anotaciones para los Eagles las consiguieron la defensa y los equipos especiales. La presión de San Francisco no dejó a Foles desarrollar su juego habitual, provocando errores en el lanzamiento del QB rival; cierto que la línea de Philadelphia tiene bajas importantes. La principal sensación es que han despertado a tiempo, y el primero, Vic Fangio. Nada de esquemas a medias, ni blitz de chiste. Las bajas de Bowman y Smith siguen pero ya no son la excusa. Este partido debe servir de ejemplo para olvidar el planning defensivo contra Chicago.

  • Con Kaepernick hasta el final

Harbaugh va a morir con Kaepernick, guste o no. Es su decisión y de ahí no se moverá un centímetro, aunque quisiese, el recambio es… ¡Blaine Gabbert! Estoy de acuerdo con los que opinan que el QB en vez de mejorar temporada a temporada está metido en una especie de proceso de involución inexplicable con el que parece menos QB a cada jornada que pasa. Sigue a años luz de su mejor versión en 2012. También hay que señalar que no parece que los Niners hayan planeado un trabajo específico para pulir sus muchas aristas. La capacidad de lectura se le sabía poca, pero ahora sabemos que es nula. Y encima si la OL hace aguas, no veremos a Kaepernick remontar el pocket, ni buscar segundas o terceras lecturas en las rutas, sino que hará lo que mejor sabe hacer: apretar a correr. El problema es que cuando corres como pollo sin cabeza y nutres a la primeras filas de la grada de balones cuando corres por tu vida, ofensivamente, para tu equipo es un disparo en el pie.

  • Fidelidad al juego de carrera

Philadelphia Eagles v San Francisco 49ers¿Tienen los 49ers uno de los mejores cuerpos de receptores de la liga? Sí. ¿Deben priorizar la carrera sobre los WRs tan buenos que tienen? También. Esta tendría que ser la primera y fundamental regla de la ofensiva de San Francisco. No entiendo, por tanto, la testaruda preferencia por las jugadas de pase que, domingo tras domingo, ponen en evidencia la precisión y lectura del QB. De igual manera, no acabo de comprender el porqué la carrera se emplea como segunda opción, en esos momentos en que el pase no funciona y el conformismo obliga a tirar de Frank Gore y compañía. Si los 49ers están donde están, o al menos, han llegado hasta donde han llegado es gracias al ataque terrestre; además, la carrera de toda la vida, norte-sur con un tanque como Frank Gore que el pasado domingo les volvió a demostrar que, si quieren ganar, van a tener que darle protagonismo, y con él a Carlos Hyde. Es evidente que el nivel tan alejado de lo óptimo que demuestra la línea no ayuda a correr, pero la otra alternativa es darle galones a Kaepernick y eso es como saltar al vacío y querer aterrizar con un paraguas.

  • Indisciplina y la guerra individual

San Francisco es el equipo más penalizado de la liga. Quién lo hubiera dicho de un conjunto entrenado por Harbaugh y que en los últimos años nos había malacostumbrado. En el partido contra Chicago el problema se agudizó hasta el extremo de ser una de las causas, sino el principal motivo de la derrota. Esta situación creo que viene motivada por dos factores: por un lado, la falta de concentración de algunos skills players sobre el campo, empezando por el propio QB. La pasada jornada contra Eagles, Kaepernick demostró cómo se puede llevar una ofensiva sin saber decodificar los momentos claves del partido. Un recital de pañuelos por delay, sin olvidar un maravilloso 4th down fake del que no se entera y quema un timeout para desesperación de Harbaugh que le dedica un par de miradas asesinas. Por otro lado, me da la sensación de que en el vestuario cada uno hace la guerra por su cuenta. Entendible en un equipo que ha estado siempre cerca de lograr cosas importantes y se la ha pegado año tras año.

Opponent Date Week Outcome Total Count Total Yards Off Count Off Yards Def Count Def Yards Pre-Snap Off Pre-Snap Def Pre-Snap
Dallas 09/07/2014 1 San Francisco 49ers 28 @ Dallas Cowboys 17 11 80 5 45 6 35 1 0 1
Chicago 09/14/2014 2 Chicago Bears 28 @ San Francisco 49ers 20 16 118 8 58 8 60 4 4 0
Arizona 09/21/2014 3 San Francisco 49ers 14 @ Arizona Cardinals 23 9 107 2 30 7 77 0 0 0
Philadelphia 09/28/2014 4 Philadelphia Eagles 21 @ San Francisco 49ers 26 10 80 10 80 0 0 5 5 0
Totals 46 385 25 213 21 172 10 9 1

NFLpenalties.com

  • Mejor Harbaugh conocido, que malo por conocer

Hay demasiado ruido en la bahía. Declaraciones de ex-jugadores que ponen en duda la unión del vestuario, respuestas del entrenador en plan «métete tus palabras por donde te quepan», críticas a la imagen del equipo, que si la afición no anima, etc. Y todo esto repercute en la evolución del equipo y apunta, de forma indefectible, hacía Jim Harbaugh. Lo voy a dejar muy claro: no me cae bien Harbaugh; no me gusta verlo en la banda haciendo el tonto, no me gusta verlo en las ruedas de prensa quejándose de los árbitros, no me gusta, y punto. Pero eso no quiere decir que crea que sea mal entrenador, ni mucho menos que sea tonto. Él sabe que esta temporada es «make or break» y que más allá del juego, lo que se espera es resultados, en concreto uno, ganar la Superbowl. Fuera de esto se abre el fracaso. Sabe que Michigan lo quiere, sabe que fuera de San Francisco en la NFL muchos equipos lo querrían, y me parece que también sabe que ese vestuario está a otro fracaso de saltar por los aires. Pero estos 49ers son obra suya, Kaepernick incluido, y con esto irá a morir, llegue a donde llegue.



Iván "Pireo"

Deportista, espectador y aficionado. Amante de cualquier competición y del deporte americano en particular. Resignado pero orgulloso seguidor de los Detroit Lions, Indiana Pacers, Seattle Mariners y Toronto Maple Leafs. Death Valley siempre será la casa de LSU y sus Fighting Tigers. Escribo en sportsmadeinusa.com. Editor y miembro del equipo de bloginterference.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.