Carolina Marín, otro milagro del deporte español

En una época en la que en todas las disciplinas deportivas los recortes están a la orden del día, y por lo tanto las condiciones de entrenamiento y preparación son peores, los resultados del deporte español deberían bajar con respecto a los éxitos presentes y pasados en los últimos años.

Sin embargo, en el deporte, sea cual sea la disciplina de la que hablemos, siempre te trae la gran satisfacción de que no todo se puede con dinero, o con más medios. Lógicamente esto ayuda, pero a veces aparecen héroes y heroínas como la que hoy nos atañe, que practicando un deporte minoritario, sin tradición y probablemente sin rivales a nivel nacional que estén a su altura, no es obstáculo para alcanzar la cima y por primera vez en la historia de nuestro país, en el pasado mes de agosto, esta onubense se proclamó Campeona del Mundo de Bádminton, tras derrotar en la gran final por 2 sets a 1 a la actual número uno del mundo, la china Li Xuerui.

Carolina Marín nació hace 21 años en Huelva, desde pequeña su vocación era el flamenco, hasta que un día una amiga la invitó a jugar un partido de bádminton; le gustó tanto que poco más tarde abandonó el baile para sustituirlo por una raqueta.

Con tan solo catorce, tomó la decisión más complicada y a la vez más acertada de su vida. Le ofrecieron venirse a Madrid al Centro de Alto Rendimiento y tras no pocas dudas por parte de sus padres, pues es hija única, finalmente hizo el petate y pasó a vivir y estudiar en la Blume.

No tardó mucho en demostrar sus grandes dotes, pues con tan solo quince años se proclamó subcampeona de Europa sub 19. Estaba claro que la chica tenía mucho futuro y de nuevo dio muestras de ello en 2011 cuando se hizo con el Campeonato Europeo juvenil.

En 2012 cumple su gran sueño y participa en los Juegos Olímpicos de Londres. Desgraciadamente su paso es efímero, pues vence en el primer encuentro a la peruana Rivero, para caer en el segundo precisamente contra la china Xuerui. Pero su juventud era el mejor aval para confiar en que algún día le daría al bádminton español una alegría.

índice

Así llegamos a este mágico año 2014, primero se proclama campeona de Europa en el torneo disputado en Kazán (Rusia) y posteriormente llegamos a la cita del mundial de Copenhague.

Carolina Marín, la número 10 del mundo y única jugadora no asiática entre las quince primeras del mundo, estuvo a sus anchas en este campeonato, pues el público estuvo siempre de su lado brindándole un gran apoyo, gracias a que la española desde hace un tiempo compite en la liga danesa, dado que España se le ha quedado ya muy pequeña para ella.

images

A pesar de ser la número 10, el anterior título europeo le dio mucha confianza. Carolina sabía que podía dar la sorpresa, pues tiene un espíritu competitivo sin parangón y sobre todo, porque posee una extraña cualidad casi única en esta disciplina. Al igual que su gran ídolo Rafa Nadal, Carolina es zurda, algo muy poco común en bádminton, lo que genera muchísimos problemas a sus rivales, que tienen que modificar por completo sus efectos y su estilo de juego.

Así, partido a partido como a ella le gusta decir, Marín fue pasando rondas hasta meterse en la gran final. El abarrotado pabellón danés era un hervidero a su favor, pues hacía quince años que una europea no se alzaba con la corona mundial. La última había sido precisamente una danesa, Camila Martin en el 99. Desde entonces dominio completo asiático, en particular de las chinas, pues este deporte es venerado en ese continente, otro dato más que habla de la grandeza de lo alcanzado por la española, ya que en España no se llega a las 7.000 fichas y por los 100 millones de practicantes que hay en China… casi nada.

images

La final empezó con una Carolina nerviosa. Li se puso con un cinco a cero de inicio que hacía presagiar lo peor, pues la número uno del mundo no había cedido un solo set a lo largo del torneo. Sin embargo, Carolina poco a poco se metió en el encuentro y a pesar de perder el primer set por 17 a 21, daba muestras de no estar para nada acomplejada ante la china, que no había permitido hasta ese momento que nadie le hiciera 17 puntos.

El segundo set cambió. La china comenzó a fallar golpes que nunca yerra y los nervios empezaron a aflorar. Martín lo aprovechó y le devolvió el 21 a 17, todo se resolvería en el tercer set. Un tercer set en el que, tras unos primeros compases igualados, Xuerui fue la que acusó la presión para sorpresa de todos, y desquiciada por las grandes defensas que hacía la española, al más puro estilo de Nadal, se vino abajo. Tras varios errores consecutivos, hincaba la rodilla por 21 a 16 y permitía a la onubense entrar en la historia del deporte nacional.

1409516278673

Esta gesta de Carolina Marín seguro que no es la última, pues en su mente ya están los Juegos de Río en 2016. Por esas fechas ya será una jugadora más que contrastada y con mucha más experiencia, por lo que nos hace concebir grandes esperanzas de medalla para esa cita, una cita en la que a buen seguro el deporte español posará sus ojos más que nunca en nuestras chicas, pues el éxito de Martín es tan solo uno de los muchos que hemos vivido en este verano gracias al deporte femenino español, sirvan de ejemplo las medallas de Mireia Belmonte, Duane da Rocha, Judith Ignacio y el equipo de sincronizada en los europeos de natación, el oro en el Europeo de waterpolo, las medallas de Ruth Beitia, Indira Terrero y Diana Martín en el europeo de atletismo, o la medalla de plata de nuestras Sub 19 en fútbol y la plata también en el Mundial Sub 17 de baloncesto.

Pero esta crónica va dedicada a Carolina, y en especial a todos esos deportistas anónimos que practican deportes minoritarios, que muy pocas veces tienen cobertura por parte de la prensa y mucho menos tienen ayudas para costear su pasión.

¡Gracias a todos por no rendiros y gracias por dejar el pabellón español muy alto allá por donde vais! Y gracias Carolina por hacernos vibrar durante unos días con un bonito deporte que a buen seguro a partir de ahora ya no será tan desconocido, porque una joven onubense es…

¡CAMPEONA DEL MUNDO!



estrellasolitaria

Soy un sufrido seguidor de los Cowboys que sigue viviendo de los tiempos pasados que fueron mejores que los actuales para mis vaqueros. El fútbol americano no es el único deporte que me gusta, ya que soy fan de casi cualquier deporte que exista.

1 respuesta

  1. pimendez dice:

    Grande Carolina, además muy maja en las entrevistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.