Actuaciones musicales en la Super Bowl: Prince

Atendiendo a la petición de un usuario, he decidido retomar este apartado del blog recordando las actuaciones musicales de los descansos de la Superbowl.

En este caso se trata de la edición XLI celebrada en el año 2007, partido que enfrentó a los Indianapolis Colts –campeones de la AFC- con los Chicago Bears –campeones de la NFC-.

El partido tuvo lugar el 4 de febrero de 2007 en el Dolphin Stadium de Miami Gardens, Florida. Los Colts acudían a la cita tras haber ganado la quinta edición del año 1970 (por aquel entonces tenían su sede en Baltimore hasta que en 1984 se mudaron a su sede actual en Indianapolis), mientras los Bears recogían el testigo del exitoso equipo que conquistara el entorchado en la vigésima edición disputada en 1985.

Como dato curioso fue la primera edición de la Superbowl que se jugó con lluvia y, a pesar de que los Bears comenzaron con un buena ventaja en el primer cuarto, los tres siguientes tuvieron claro color blanco y los Colts acabaron llevándose el trofeo Vince Lombardi (nombrado así en 1970 en homenaje al legendario coach de los Green Bay Packers fallecido por cáncer para conmemorar sus victorias en las dos primeras ediciones). El mariscal de campo Peyton Manning fue nombrado el jugador más valioso, completando 25 de 38 pases para 247 yardas y un touchdown.

princeEn el descanso comenzó la actuación del sensacional músico de Minneapolis, Prince Rogers Nelson se presentó ante el público con una puesta en escena espectacular. Los fuegos artificales se sucedían mientras comenzaba a sonar el genial tema de Queen «We will rock you», que dio paso a una explosión de luz en el centro del terreno de juego. El escenario se iluminó mostrando el símbolo popularizado por el polifacético cantante.

Y entonces apareció él, guitarra en ristre comenzó a interpretar «Let’s go crazy» y «Baby, I’m a star» para atreverse a versionar dos clásicos del rock americano: «Proud Mary» de la Creedence Clearwater Revival y «All along the watchtower» de Bob Dylan, además de «Best of you» de los Foo Fighters.

Culminó su intervención recordando la maravillosa «Purple rain», se izó una sábana blanca ondeada por potentes cañones de aire, que sólo dejaba traslucir su silueta rasgando la guitarra y los fuegos artificiales, cual luciérnagas suspendidas en el aire, supusieron el colofón final a la extraordinaria actuación.

Sin grandes alardes escénicos se ganó al público con su memorable interpretación.

Fuentes: Wikipedia



pimendez

Hijo de la derrota y el alcohol, sobrino del dolor, primo hermano de la necesidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.