La F1 llega a Europa y… todo sigue igual

Mercedes-AMG-F1-W05-03El Gran Premio de España marcó el comienzo del periplo europeo en la F1 2014, y como muchos sospechábamos, la falta de competitividad sigue siendo la tendencia dominante. Antes de entrar a valorar la carrera – que tampoco es que tenga mucho que comentar, aparte de la exhibición de Mercedes – me gustaría detenerme en lo que nos deja, en términos generales, lo que llevamos de temporada.

Creo que a pesar de llevar cinco carreras, la temporada 2014 de F1 ya es, en mi humilde opinión, un fracaso. Aparte de que los cambios en el reglamento no han calado entre los aficionados, la mayor crítica al sistema actual es que ha fracasado al intentar evitar que un equipo vuelva a dominar sobre el resto. Bernie Ecclestone confió demasiado en los cantos de sirena que le aseguraban que esta nueva F1, híbrida y más «ecológica», iba a devolver el «gran circo» a la competitividad pura; pero el resultado le ha explotado en la cara. Pensemos en la cantidad de cambios que se han introducido en los últimos años y lo mucho que ha cambiado la F1 desde que Lewis Hamilton se coronó campeón allá por 2008. ¿Y para qué? Pues para evitar que los Brawns primero, y el tándem Vettel-Red Bull después, no se pasearan cada año sin sudar demasiado. Sin embargo, los cerebros pensantes de la F1 se han vuelto a tropezar con la misma piedra. Este año, Mercedes-Benz es el nuevo Red Bull y sus pilotos los máximos, sino únicos, candidatos al título.

Mercedes F1(2)La escudería alemana ha liderado todos los minutos de lo que llevamos de campeonato, o lo que es lo mismo, ningún coche que no haya sido Mercedes ha liderado uno de los cinco Grandes Premios celebrados hasta la fecha. En el circuito de Montmeló pudimos ver a los Mercedes luchando entre sí, sin embargo, después de que Nico Rosberg pasara la bandera de cuadros a un segundo de Hamilton, tuvimos que esperar 49 segundos a que Ricciardo cruzase la línea de meta con el Red Bull. Esa es la diferencia a día de hoy. Además, Lewis Hamilton ha ganado todas las carreras excepto la primera, precisamente la única que no pudo acabar por motivos mecánicos. Esta es la dictadura que gobierna ahora en el circo de la F1. Se podría comparar a un equipo de baloncesto que gana todos sus choques por 50 puntos, permitiéndose jugar con los reservas mitad del partido. ¿Pueden los Mercedes ganar todas las carreras? La respuesta es obvia: sí. Por lo tanto, enhorabuena a los buenos señores de la FIA y a Bernie Ecclestone, por lograr la hazaña de que después de cinco carreras, ya no solo no haya lucha en el campeonato de constructores, sino también por conseguir que el mundial de pilotos se reduzca a dos compañeros equipo. Repito, mi más sincera enhorabuena.

Los que van muy por detrás de Mercedes, aquellos llamados el «grupo de perseguidores» – aunque dudo mucho de su capacidad para perseguir a las balas alemanas – lo van a tener muy duro en todo lo que queda de calendario. Con Red Bull hay que contar siempre, se lo han ganado en la pista. No olvidemos que en su muro sigue estando Adrian Newey y eso es mucho decir en la actual F1. Particularmente interesante se presenta la rivalidad Vettel-Ricciardo. El tetracampeón no ha comenzado con buen pie esta temporada, ya no son todo facilidades como en años anteriores, y es bien sabido que su carácter no es el de un piloto al que le guste el papel de secundario. Aunque de momento lo resultados favorecen a Ricciardo, sabemos que las maniobras de Red Bull para favorecer al piloto alemán, no se hacen precisamente con nocturnidad y alevosía. Otra cosa es lidiar contra un reglamento que no se ajusta, según lo visto a estas alturas de la temporada, a sus prestaciones. Queda por ver su capacidad de respuesta a la hora de evolucionar su monoplaza.

Spanish F1 Grand Prix - RacePor su parte, Ferrari sigue luchando contra sus propios fantasmas. La palabra fracaso sobrevuela Maranello y Luca di Montezemolo está cansado de excusas. Una vez apretado el botón del pánico, Stefano Domenicali ha sido el primero en salir por la puerta de atrás con el cartel de culpable a cuestas, un cartel que muchos tendrían que colocarse también dentro de la escudería italiana. Ferrari representa el típico equipo cuyas aspiraciones van siempre por encima de sus posiciones reales. Cierto es que cuentan con dos campeones del mundo para sacar el máximo rendimiento al monoplaza, pero esto no puede hacer olvidar que el coche que ha presentado Ferrari en esta campaña parece tener las mismas carencias, respecto a los que van en cabeza, que en años anteriores.

Fernando Alonso cumple su quinta temporada vestido de rojo, y él mejor que nadie sabe lo que son capaces de ofrecer los ingenieros de Ferrari. Resulta evidente ver cómo ante la prensa, la actitud conformista del piloto asturiano esconde sus verdaderas sensaciones de frustración por no estar un año más en la pelea por el campeonato. Dicen los que persiguen al piloto por todos los circuitos del mundial, que guarda celosamente un pequeño bloc de notas donde apuntar con detalle los puntos de ventaja que le sacan sus rivales. No creo que tarde mucho en arrancar la página titulada «Mundial 2014» y comenzar una nueva titulada «Temporada 2015», o quizás una más drástica bajo el título de «Nuevas ofertas de trabajo fuera de Ferrari».

La próxima estación es Mónaco, los días 24 y 25 de mayo. Quizás las características especiales del circuito urbano del Principado nos ofrezcan una carrera muy distinta a lo visto hasta ahora, aunque reconozco serias dudas sobre este supuesto. Más allá de Mónaco, la temporada que nos espera no va a diferir mucho de lo visto hasta ahora. Esto es: si conduces un Mercedes y no cometes un error, vas a ganar o quedar segundo salvo sorpresa; si a tu monoplaza lo impulsa un motor de la casa alemana, vas a estar delante; si tienes un Red Bull entre manos, puedes optar a ser tercero o luchar con los del segundo grupo en cada carrera. Sin embargo, si tu coche y tu mono es de color rojo, no te sorprendas en quedar fuera del podio, aun llevando tu coche a sus límites.

Por lo que mi consejo, si eres aficionado a la F1, es que te lo tomes todo con mucha calma. Si vas con Mercedes, vas a disfrutar con los tuyos en el podio; en cambio, si eres ferrarista y/o alonsista, te recomiendo vivir cada carrera como un acompañamiento a la comida familiar del domingo o como alternativa a una buena siesta dominical. Olvídate del campeonato y que no te den falsas esperanzas. Este año la F1 es gris, mejor dicho plateada, habla alemán y va a coronar a un inglés llamado Lewis Hamilton, a no ser que otro alemán de nombre Nico, lo impida.



Iván "Pireo"

Deportista, espectador y aficionado. Amante de cualquier competición y del deporte americano en particular. Resignado pero orgulloso seguidor de los Detroit Lions, Indiana Pacers, Seattle Mariners y Toronto Maple Leafs. Death Valley siempre será la casa de LSU y sus Fighting Tigers. Escribo en sportsmadeinusa.com. Editor y miembro del equipo de bloginterference.com

2 Respuestas

  1. ivan dice:

    Me parece que poco va a cambiar el panorama. Los Mercedes seguirán dominando junto a Red Bull.

    • Iván "Pireo" dice:

      Las opciones de cambio son efectivamente muy reducidas. Nos quedan las luchas entre los pilotos de los equipos que dominan todas las carreras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.