¿Es la NFC Norte cosa de tres, de dos, o de lo que diga Aaron Rodgers?

Con más de la cuarta parte de la temporada recorrida, la NFC Norte, igualada y competitiva, está respondiendo a las expectativas. De momento, los Lions aguantan al frente de la división, pero empatados con unos Packers que siguen dejándose llevar por el vendaval Rodgers. En el vagón de cola viajan cogidos de la mano los Bears y los Vikings. La lógica dice que esta división, tarde o temprano, será de los Packers. Sobre todo, teniendo en cuenta sus dos victorias a domicilio contra rivales divisionales y que el último partido de la temporada es en casa contra los Lions.

NFC NORTH W L T PCT HOME ROAD DIV CONF PF PA DIFF STRK
Detroit 3 2 0 .600 2-1 1-1 1-0 2-1 99 79 +20 Lost 1
Green Bay 3 2 0 .600 2-0 1-2 2-1 2-2 134 106 +28 Won 2
Minnesota 2 3 0 .400 1-1 1-2 0-1 2-2 101 126 -25 Lost 1
Chicago 2 3 0 .400 0-2 2-1 0-1 1-2 116 131 -15 Lost 2

 

Detroit Lions (3-2-0)

hi-res-80260ac728ac681538490e959d89eccb_crop_northDespués de cinco partidos, los Lions siguen siendo una incógnita. Como seguidor de Detroit me he visto todos los partidos, minuto a minuto, snap a snap y aún no sé qué cara nos va a mostrar el equipo cada semana. Ya no sé si ilusionarme por cómo iba la división hace un par de semanas, si temer la racha de victorias de Green Bay o empezar a sospechar que de la bofetada al final de temporada no nos libra nadie. Curiosamente, la parte defensiva está a un mayor nivel del esperado. Los cambios de personal, en especial en la secundaria, se han asentado bien, sin olvidar la cantidad de bajas que llegamos a tener. De la línea defensiva se esperaba que estuviese a gran nivel, no así de los linebackers, la gran sorpresa en la parte defensiva. La lesión estúpida de Stephen Tulloch deja un agujero negro en medio de la defensa que DeAndre Levy solo no puede cubrir. En la ofensiva, el estado físico de Megatron nos está haciendo mucho daño, en parte porque la carrera no está funcionando como debería con la pareja Bush-Bell, este último, también con molestias. De la línea ofensiva no se habla mucho y, de cuando en cuando, se van de los partidos como por arte de magia, dejando vendido a Stafford. Sobre el kicker, ya he soltado toda la bilis que llevaba dentro y solo puedo decir que nos ha costado dos partidos, pero que si esos partidos se hubiesen controlado mejor no haría falta que la patada entrase para llevarnos a la victoria. En definitiva, una semana más en lo alto pero con el agua cada vez más cerca, tanto, que los Packers ya tienen el mismo récord. En lo positivo: el calendario es, a priori, asequible; en lo negativo: que se nos va poniendo una cara de los Lions del año pasado…

 

Green Bay Packers (3-2-0)

Hace dos semanas, cuando la tormenta sobrevolaba Green Bay, al QB local le bastaron cinco letras para poner todo en perspectiva: R-E-L-A-X. Y es que cuando tienes a Aaron Rodgers en el campo la vida es un camino de rosas. Sí; topicazo al canto, pero es lo que hay. Los partidos en los que la línea ofensiva traicionó al QB, Green Bay no fue capaz de mantenerse más allá del descanso. Pero cuando le das tiempo al número 12, la cosa cambia mucho. Y es que hay que decir los Packers empezaron la temporada con muchas dudas, permitiendo que los Jets les pintasen la cara en la primera mitad de un partido que al final ganaron (porque son los Jets y les gusta autoinmolarse) y perdiendo el importante duelo divisional con Detroit. Desde entonces, dos victorias contra los dos colistas de la división, la semana pasada contra Minnesota. En torno al juego de los Packers, sorprende la baja productividad de Lacy, que hasta la semana 5 apenas había sido un factor determinante. No obstante, la falta de yardas de la carrera se las achacó más a la incapacidad de la línea para abrir huecos que al propio corredor. Muy distinto es el festival de juego aéreo que mantiene Rodgers con sus receptores, en especial, el idilio con Jordy Nelson, que lleva dos semanas atrapándolo todo. Suerte para el resto de la NFC Norte que la defensa sigue de vacaciones.

 

NFL: Atlanta Falcons at Minnesota VikingsMinnesota Vikings (2-3-0)

En el estadio de prestado en el que están jugando los Vikings deberían poner un cartel en el que se lea: «cerrado por reformas, vuelva el año que viene». Con Adrian Peterson fuera de la NFL, o eso es lo que yo espero, las aspiraciones de los Vikings se sujetan en un QB rookie: Teddy Bridgewater. Es duro decir que una franquicia dependa tanto de un jugador del que hemos visto… ¿qué? Un buen partido contra una defensa muy mejorable. La verdad es que volver a ver a Ponder el jueves pasado contra Packers fue una abominación contra natura, algo que no le deseo ni a mi peor enemigo (bueno… a los Bears, quizás). Sin QB más allá de Bridgewater, a los Vikings la temporada se les convierte en intrascendente; sin esperanzas de llegar a la postemporada pero con la posibilidad de robar alguna victoria que decida el campeonato divisional. Con el HC que tiene en la banda, la temporada se convierte en terreno para la experimentación: por un lado, perfilar una defensa con grandes individuales con un gurú como Zimmer y, por otro, pulir a Bridgewater en un año sin presión por lograr victorias.

 

Chicago Bears (2-3-0)

No voy a esconder la satisfacción que me produce dejar a los Bears para el final porque significa que, a estas alturas, cierran la división. Aún con todo lo dicho sobre los Vikings, los de Chicago están por detrás. La clave de los Bears salta a la vista: todo lo buenos que son en ataque, lo estropea la defensa, bueno… y eso cuando Cutler no se encarga de armarla también en la ofensiva. De todo lo que leído sobre los Bears, creo que la palabra «volátil» es la que mejor se ajusta a lo que vendría a ser el equipo, eso o lo de «una de cal y otra de arena» (sea cual sea la buena). Sin ir más lejos, el domingo tres jugadas desgraciadas en los minutos finales (un fumble de Matt Forte y la intercepción de Cutler que no puede faltar en toda buena tarde) sirvieron para que los Panthers se engullesen una desventaja de 21-7 dejando el marcador final en 31-24. El partido demostró la incapacidad de los Bears para mostrarse firmes y regulares semana a semana.

b4cfc004730697c1c1e4183ff934e471_crop_north



Iván "Pireo"

Deportista, espectador y aficionado. Amante de cualquier competición y del deporte americano en particular. Resignado pero orgulloso seguidor de los Detroit Lions, Indiana Pacers, Seattle Mariners y Toronto Maple Leafs. Death Valley siempre será la casa de LSU y sus Fighting Tigers. Escribo en sportsmadeinusa.com. Editor y miembro del equipo de bloginterference.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.