Sorpresas, ridículos y accidentes NFL: equipos con 2-0 y 0-2

En medio de la tormenta mediática que en los últimos días ha golpeado la imagen de la NFL y vapuleado la credibilidad de su comisionado, la vuelta a la competición pareció emerger como surgida de la nada bajo la avalancha de noticias sobre la apelación de Ray Rice, el arresto de Adrian Peterson y la etiqueta de inactivo asignada a Greg Hardy. Un respiro en medio de tanto amarillismo que, alimentado en gran medida por los propios protagonistas, ha conseguido relegar a un segundo plano la actividad deportiva.

La segunda jornada ha servido, entre otras cuestiones, para establecer la primera de las tendencias de esta campaña: la plaga de lesiones que afectan a la inmensa mayoría de los equipos. La tarde del domingo registró un goteo incesante de jugadores obligados a abandonar el juego, con el consecuente cabreo de propietarios fantasy (entre los que me incluyo). Dejando al margen impresiones generalizadas sobre lo que sucede en la liga, convendrá detenerse en analizar algunos equipos que por su buen o mal comienzo han llamado nuestra atención. Si la semana pasada se esbozaban opiniones, más personales que objetivas, sobre el inicio de algunos equipos, en esta ocasión nos detendremos en aquellos conjuntos que, por un lado, aún no conocen la victoria y, por otro, solo saben ganar.

Así, que los Broncos y Panthers hayan comenzado con firmeza no nos debe sorprender más allá de ligeros detalles, que pueden marcar la evolución de ambos equipos cuando se les presenten retos mayores. Los de Colorado siguen con el sistema ofensivo del año pasado, si bien, en los dos partidos jugados la defensa contraria ha logrado desconectarlos en muchos drives. Esta semana la inoperancia de los Chiefs, que tuvieron la posesión durante casi toda la segunda parte, impidió que los Broncos no se llevasen el primer susto. Por su parte, los Panthers protegidos por el front seven más dominante de la liga se deshicieron sin mayores problemas de unos Lions incapaces de correr. La situación extradeportiva de Greg Hardy es la principal preocupación para Ron Rivera.

week203Tampoco conocen la derrota los Eagles de Chip Kelly, que tras dos remontadas, han logrado sacar adelante, con más problemas de los esperados, los partidos contra Jaguars y Colts. La aparición de Sproles como comodín que se aprovecha de la atención que acapara LeSean McCoy es la mejor noticia para el sistema eléctrico de los de Philly. Con mayor cautela se tendría que analizar la situación de los Bengals, que muchos ya mandan a la final de la AFC, tras deshacerse de unos Falcons faltos de carácter, dureza y una defensa a la altura de las circunstancias. A los de Cincinnati les favorece la competencia interna en una división en la que sus competidores se van a robar muchas victorias entre ellos.

En similar situación aparecen los Cardinals, que con nocturnidad y alevosía se han colocado 2-0 sin levantar mucho la voz. Beneficiados de las derrotas sorpresivas de 49ers y los actuales campeones, los de Arizona han podido ganar sin Palmer, lo que da cierto mérito a Drew Stanton y tendría que avergonzar, aún más, a los Giants. Al igual que los Bengals, el equipo del desierto puede verse muy beneficiado de la lucha interna entre San Francisco y Seattle porque con los Rams no se puede contar aun con la victoria de esta semana. Asimismo, resulta sorprendente ver a los Texans en lo alto de la división cuando el año pasado eran incapaces de encadenar dos victorias seguidas. Ganar a los Raiders no es nada que se salga de los límites de lo racional, pero tener dos partidos de colchón sobre los Colts debería capitalizar las alegrías de los aficionados texanos.

Por cerrar con los equipos invictos, hay que dejar para el final a los Buffalo Bills, que cada año que pasa me recuerdan más al “El día de la marmota”. Dos semanas y dos victorias: esta película yo ya la he visto. Ahora todo es ilusión, pero cuando el invierno se instale en la frontera con Canadá veremos caer en picado los números de los Bills. Quién sabe si este año consiguen afianzar algo, antes de que ellos mismos se autodestruyan. El nuevo propietario les ha asegurado continuidad, la defensa es sólida… quizás este año sí se mantengan vivos hasta noviembre, o no.

Bajemos ahora en la clasificación para visitar a los que lucen un rosco en el casillero de partidos ganados. Entre los que siguen 0-2 creo que habría que establecer una diferencia: por un lado estarían aquellos que no son capaces de nada mejor que hacer el ridículo y que se pasean por la liga con el cartel de “losers”, en esta categoría hablaríamos de Jaguars, Raiders, Bucs y Giants; por otro lado ubicaríamos a aquellos que tras dos partidos muestran armas suficientes para voltear la situación, en lo que parece más un accidente que un síntoma de que las cosas no funcionan. En estas circunstancias nos encontramos a los Colts, Saints y Chiefs.

week202En el caso de los Saints está claro, sino cristalino, que la defensa debe mejorar muy mucho. Ya no bastan las broncas de Peyton en la banda, ni la mirada de incomprensión de Rob Ryan. Al equipo de New Orleans los partidos se le escapan porque no son capaces de frenar la carrera rival y ese puñal se transmite a la línea de backers, desaparecidos en los esquemas de Ryan. No obstante, en favor de Brees y compañía hay que decir que ambas derrotas han llegado sobre la bocina. Perder contra los Browns duele mucho pero deberían considerar más importante la derrota contra los Falcons y tener a los Panthers a dos victorias.

Menos significativo me parece el récord de los Chiefs y de los Colts debido, en gran parte, a los rivales contra los que han jugado. Vale que los Chiefs perdieron de forma incompresible contra los Titans, pero ambos conjuntos han tenido enfrente a los Broncos. En particular, los Colts se han enfrentado a dos de los ataques más explosivos y anotadores de la NFL: Eagles y Broncos. A Indianápolis le falta consistencia y no dejar cada semana en manos de Luck la llamada a la providencia, porque no siempre se obtiene respuesta. A su vez, los de Kansas han sido de los más perjudicados por la amplia nómina de lesionados.

En lo más bajo del power ranking de la liga nos encontraremos a los Bucs, que tras perder contra los Rams han comenzado a generar dudas sobre el proyecto Lovie Smith con McCown al frente de la ofensiva. De los Giants nada nuevo que no se haya pronosticado desde hace meses y reflejado en los análisis de pretemporada. Y de los Jaguars y Raiders… qué decir. En Jacksonville, se ha generado una QB controversy que espero no cambie los planes del staff de mantener a Bortles fuera del campo esta temporada. Sobre los Raiders, me niego a analizar al equipo y echo mano de las palabras de Charles Woodson que cuando fue preguntado sobre lo visto sobre el campo, simplemente respondió: “We Suck”.



Iván "Pireo"

Deportista, espectador y aficionado. Amante de cualquier competición y del deporte americano en particular. Resignado pero orgulloso seguidor de los Detroit Lions, Indiana Pacers, Seattle Mariners y Toronto Maple Leafs. Death Valley siempre será la casa de LSU y sus Fighting Tigers. Escribo en sportsmadeinusa.com. Editor y miembro del equipo de bloginterference.com

2 Respuestas

  1. El otro día escuché en la ESPN que en la historia de la NFL alos equipos que empiezan 0-2 sólo un 12% llegan a Play Offs, así que de todos estos en teoría sólo uno llegará a las rondas finales.
    Enhorabuena por el blog.

  2. Iván "Pireo" dice:

    Sí, los Saints y los Colts tienen que despertar. Muchas gracias y enhorabuena por su trabajo en Sports Made in USA compañero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.